fbpx

Los estigmas de los místicos y la conexión con los extraterrestres.

Fenómeno psiquiátrico? O hay mucho más…

Quien no conoce a San Francisco de Asís el fraile de «Hermano sol, hermana luna», más allá de su sincera vocación y de las vicisitudes que ha atravesado su vida, me gustaría centrarme hoy en un aspecto que quizás desde el punto de vista ufologico nadie lo ha considerado.

La naturaleza de sus estigmas. De hecho, según la Iglesia Católica, el Santo es uno de los «privilegiados» que Dios ha elegido para tener como regalo los estigmas, los agujeros en sus manos y pies, símbolo de la Crucifixión de Cristo.

La entidad que interactúa con San Francisco es un Serafín… uno de los ángeles de las huestes celestiales.

Estos seres, los ángeles, están dotados de poderes inconmensurables, los hemos visto en la biblia ¿qué son capaces de hacer bien? Recuerda el episodio derey hebreo Ezequías cuando se rebeló contra el rey de Asiria Senaquerib? El ángel del Señor exterminó a sus 185.000 soldados solo en una sola noche.

Que era un extraterrestre es obvio ya que sabemos que los ángeles no eran más que seres de otros planetas. Testigos de encuentros cercanos con estas entidades también las han visto volar con sus alas, reporto un enlace al respecto de una señora estadounidense a la que entrevisté quien me disparó unas imágenes privadas tomadas con su celular mientras estaba en el jardín.

Dada la manipulación mental inventada por estos seres incluso con motivo de las apariciones marianas (LINK si está interesado en mi estudio) si realmente tenían alas, o todo es el resultado de una percepción alterada de la realidad.

Básicamente, ¿San Francisco realmente vio al Serafín, o fue hecho para que su mente pudiera verlo?

Pero volvamos al Santo y leamos lo que pasó y las referencias ufológicas,

Unas breves palabras para describir un acontecimiento extraordinario, y nunca antes ocurrido, que tuvo lugar en el monte de La Verna, mientras finalizaba un verano de la primera mitad del siglo XIII, y que innumerables huestes de santos, hombres y mujeres de Dios, repetían en su vida

Era el año 1224. San Francisco de Asís, dos años antes de su muerte, quiso pasar cuarenta días de ayuno en silencio y soledad en honor del arcángel San Miguel. Era, además, costumbre del santo de Asís retirarse, como Jesús, a lugares solitarios y ermitaños para asistir a la meditación y unión íntima con el Señor en la oración. Sabía, en efecto, que todo apostolado era estéril si no se sustentaba en un crecimiento espiritual de la propia vida interior. Muchos lugares de Umbria, Toscana y Lazio se jactan de haber acogido al Poverello de Asís en estos frecuentes retiros.

La Verna era una de ellas y ciertamente era lo que el Santo prefería.

Celano nos ofrece una amplia descripción de la aparición de los Serafines:

“Estando él alojado en la ermita que por el nombre del lugar se llama Verna, dos años antes de su muerte, tuvo una visión de Dios.

Se le apareció un hombre, en forma de serafín, con alas, revoloteando sobre él, con las manos extendidas y los pies juntos, pegado a una cruz. Dos alas se extendían por encima de la cabeza, dos se desplegaban para volar y dos cubrían todo el cuerpo. Ante aquella aparición el bendito siervo del Altísimo se sintió lleno de infinita admiración, pero no pudo comprender su significado.

También lo invadió un gozo vivo y una alegría sobreabundante por la hermosa y dulce mirada con que lo miraba el Serafín, de inimaginable belleza; pero al mismo tiempo sintió terror al verlo clavado en la cruz en el amargo dolor de la pasión. Se levantó, por así decirlo, triste y feliz, mientras en su espíritu se alternaban la alegría y la amargura. Estaba ansioso por descubrir el significado de la visión, y por esto su espíritu estaba todo agitado. Mientras estaba en este estado de preocupación e incertidumbre total, he aquí: en sus manos y pies comenzaron a aparecer las mismas marcas de clavos que acababa de ver en ese misterioso hombre crucificado.

Sus manos y pies parecían estar perforados en el centro por clavos, cuyas puntas eran visibles en las palmas de las manos y en la parte posterior de los pies, mientras que los dedos de los pies sobresalían del lado opuesto. Esas marcas eran entonces redondas por el interior de las manos, y alargadas por fuera, y formaban casi una excrecencia carnosa, como si fuera la punta de unas uñas dobladas y remachadas. Asimismo, en los pies quedaron impresas las marcas de las uñas que sobresalían del resto de la carne. El costado derecho también estaba atravesado como a punta de lanza, con una gran cicatriz, y muchas veces sangraba, bañando la sotana y los calzoncillos con aquella sangre sagrada”.

Así es como San Buenaventura, su biógrafo, relata el episodio:

En Monte La Verna Francesco estaba absorto en meditar, por inspiración divina, sobre la Pasión de Jesús cuando se produjo el prodigioso acontecimiento. Rezaba así: «Oh mi Señor Jesucristo, te ruego que me des dos gracias antes de morir: la primera, que en mi vida sienta en mi alma y en mi cuerpo, tanto como sea posible, ese dolor que tú , dulce Jesús, que sostuviste en la hora de tu más amarga pasión, la segunda es que siento en mi corazón, en lo posible, ese amor desmedido con que tú, Hijo de Dios, te encendías para soportar de buen grado tanta pasión por nosotros pecadores».

Su oración no quedó sin respuesta. De hecho, fue hecho digno de recibir los signos visibles de la Pasión de Cristo en su cuerpo. El milagro se produjo de manera tan maravillosa que los pastores y los habitantes de los alrededores informaron a los frailes que habían visto arder la montaña de La Verna durante aproximadamente una hora, tanto que temieron un incendio o que el sol se había levantado antes de lo habitual.

«Una mañana, al acercarse la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, mientras oraba en la ladera de la montaña, vio la figura como de un serafín, con seis alas tan luminosas como de fuego, que descendía de la sublimidad de los cielos: éste, con vuelo muy rápido, manteniéndose suspendido en el aire, se acercó al hombre de Dios, y entonces apareció entre sus alas la efigie de un hombre crucificado, que tenía las manos y los pies extendidos y clavado en la cruz. Dos alas se alzaron sobre su cabeza, dos se extendieron para volar y dos velaron todo su cuerpo. Al verlo quedó muy asombrado, mientras la alegría y la tristeza inundaban su corazón. Sintió alegría por la actitud bondadosa con que se vio mirado por Cristo, bajo la figura del serafín. Pero verlo empalado en la cruz lo traspasó alma con la espada dolorosa de la compasión.

Miró, lleno de asombro, esa visión tan misteriosa, consciente de que la enfermedad de la pasión no podía coexistir con la naturaleza espiritual e inmortal del serafín. Pero desde aquí comprendió por fin, por revelación divina, la finalidad por la que la divina providencia había mostrado aquella visión a su mirada, a saber, hacerle saber de antemano que él, el amigo de Cristo, estaba a punto de transformarse en el retrato visible de Cristo Jesús crucificado, no por el martirio de la carne, sino por el ardor del espíritu”

¿Estás de acuerdo conmigo después de leer estos testimonios? ¿Era un extraterrestre, sino quién más?

El engaño por parte de estas entidades nace en el corazón de la religión, el Padre Pío, Natuzza Evolo entre los más famosos místicos italianos han corrido la misma suerte, los seres angélicos que se les mostraban eran cada vez menos como su mente los concebía, es decir , con alas. Después de todo… la tradición lo quiere.

Si te ha gustado el artículo, compártelo.

Gracias Cesare Valocchia

Cesare Valocchia

Cesare Valocchia nació en Roma en 1970. Técnico experto en telecomunicaciones con cursos especializados en fibras ópticas y transmisión de datos a sus espaldas, cultiva dos pasiones: el voluntariado y la ufología. Instructor de maniobras de reanimación cardiopulmonar para adultos y niños, recopiló sus experiencias como voluntario sobre los medios del servicio nacional de emergencias sanitarias 118 en Roma en un libro electrónico titulado «No me des las gracias«. Su lema es: Ayudar a los que sufren es el mejor pago. Desde principios de los 90 se ocupa de avistamientos y desde 2011 se ocupa personalmente del sitio de ufología www.myuforesearch.it del que es responsable. Su investigación sobre el vínculo entre las apariciones marianas y el fenómeno OVNI está disponible en su sitio web. Es miembro del Cun (Centro Nacional OVNI), en cuya revista oficial se publicó su estudio sobre objetos voladores no identificados en Medjugorje en mayo de 2017.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *