fbpx

Los Nunnehi y los extraterrestres. ¿Qué sabemos?

Ya hemos visto cómo los indios Hopi entraron en contacto con la civilización de las estrellas según sus leyendas, pero ¿podemos seguir ignorándolos?

¿Relegarlos a simples mitos?

¿Qué dice otra tribu famosa, la de los Cherokee?

Los Cherokee son una raza de indios americanos que vivieron en los estados de Oklahoma, Alabama, Georgia, Tennessee y Carolina del Norte.

En su tradición se dice del encuentro con una raza misteriosa llamada Nunnehi.


Hoy en día se cree que forma parte del folclore local.
En su idioma, Nunnehi significa literalmente «Personas que viven en algún lugar», pero a menudo se traduce del inglés como «Personas que viven para siempre», o simplemente «Los inmortales» o «viajeros», pero también «personas que viven en todas partes», porque residía dentro de montañas, inframundos y bajo ríos.

¿Podemos pensar que los Cherokees hablan de un encuentro con una raza de extraterrestres?


Los Cherokees siempre han llamado a los Nunnehi un tipo de humanos sobrenaturales pero completamente distintos de los fantasmas y espíritus de la naturaleza con habilidades como la teletransportación y la invisibilidad, eran entidades misteriosas, que tenían una influencia positiva en ellos, y apoyaban a los Cherokee, incluso durante las batallas contra los invasores.


El pueblo Cherokee era un pueblo muy espiritual como todos los indios, y creen en tres mundos diferentes: el mundo superior, este mundo y el inframundo.
Según los Cherokees, el poder espiritual también se encuentra en este mundo, el físico.

Se encuentra en toda la naturaleza: rocas, ríos, árboles, animales, pero también en cuevas y montañas.
Se les describe como seres elementales y están presentes en muchas tradiciones espirituales y animistas.


Invisibles a los ojos humanos, podrían mostrarse como les plazca en nuestra realidad.
También tenían la capacidad de cambiar de forma, este es el concepto de seres que cambian de forma presente en muchos cuentos con extraterrestres.

Se dice que son similares a los humanos aborígenes de América, pero tenían un cierto aura «sobrenatural».
Una historia recogida por el etnólogo James Mooney, en su libro Cherokee Myths de 1898, habla de una casa de estos seres, construida sobre una depresión circular de la tierra.

Estaba ubicado cerca de la antigua ciudad de Tugaloo y era similar a las casas adosadas Cherokee. Las personas que residían allí eran incorpóreas. Cada vez que se tiraban escombros o basura dentro de esa casa, parecía limpia después de unas horas. Entre las mansiones atribuidas a los Nunnehi se encuentran: Blood Mountain en Georgia, el cercano lago Trahlyta, Pilot Knob Mountain en Colorado y el Nikwasi Mound.


Muchas de estas formaciones se consideran construcciones antiguas hechas por el hombre de estas entidades.

Los nunnehi ocasionalmente permiten que los humanos vivan con ellos. Los Nunnehi cultivan su propia comida en sus aldeas subterráneas y logran prevenir tanto el envejecimiento como las enfermedades.


Los seres humanos también pueden comer comida Nunnehi y disfrutar de los beneficios, pero entonces ya no podrán consumir una dieta humana normal ya que sus cuerpos simplemente la rechazarán.


Los nunnehi son tan variados como los humanos. Tienden a aparecer con el atuendo tradicional cherokee, pero pueden aparecer con atuendos mágicos más mundanos o modernos si así lo desean.

Son comerciantes muy inteligentes y entusiastas. Sus luchadores son excelentes y siempre derrotarán a un luchador humano en combate uno a uno, pueden luchar como invisibles y, a menudo, la leyenda cuenta cuando ayudaron a los Cherokee en la batalla al no mostrarse visibles y así aniquilaron a los enemigos.


Siempre partiendo del concepto de que en el fondo de cada leyenda se esconde parte de la verdad, nos preguntamos:

¿Son estos seres parecidos a los cuentos sobre extraterrestres?

¿Qué piensas?

Cesare Valocchia

Cesare Valocchia nació en Roma en 1970. Técnico experto en telecomunicaciones con cursos especializados en fibras ópticas y transmisión de datos a sus espaldas, cultiva dos pasiones: el voluntariado y la ufología. Instructor de maniobras de reanimación cardiopulmonar para adultos y niños, recopiló sus experiencias como voluntario sobre los medios del servicio nacional de emergencias sanitarias 118 en Roma en un libro electrónico titulado «No me des las gracias«. Su lema es: Ayudar a los que sufren es el mejor pago. Desde principios de los 90 se ocupa de avistamientos y desde 2011 se ocupa personalmente del sitio de ufología www.myuforesearch.it del que es responsable. Su investigación sobre el vínculo entre las apariciones marianas y el fenómeno OVNI está disponible en su sitio web. Es miembro del Cun (Centro Nacional OVNI), en cuya revista oficial se publicó su estudio sobre objetos voladores no identificados en Medjugorje en mayo de 2017.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *