fbpx

Informe de clipeología entre los siglos I y XVI

Clipeología entre los siglos I y XVI

839 aC De los Anales de los Reyes de Judá parece que durante algunas noches las ciudades fueron sobrevoladas por objetos ardientes en forma de estrella.

430-355 aC Jenofonte, en su “Anabasi”, hace una clasificación de los objetos voladores avistados según su forma; los describe en forma de concha, plana, campana, triangular.

329 aC El ejército de Alejandro Magno fue «atacado» por dos escudos de plata voladores, lo que sorprendió al ejército griego cuando cruzaba el río Jaxartes en la India.

204 a. C. Giulio Ossequente (siglo IV d. C.) habla de avistamientos (día y noche) sobre «Escudos de fuego», «antorchas», «más soles», más lunas «,» ruedas luminosas «, etc., que aparecieron en Roma y en otros lugares. De «De Prodigiis», el dibujo de dos soles que apareció en Alba en el 204 a. C.

91 aC En Palestina hay un avistamiento de OVNI con lluvia relativa de algodón silíceo. Para más información ver el caso de 1954 en Italia, donde este algodón silíceo fue recolectado y analizado oficialmente.

44 aC Cicerón habla de globos en el cielo en su “De Divinatione”, en el capítulo 43, habla de cuando «… el sol brillaba en la noche, con grandes ruidos en el cielo y el cielo parecía estallar y allí aparecían esferas asombrosas…».

43 a. C. Carcopino narra que en el mes de julio que siguió al asesinato de César (44 a. C.) durante siete días consecutivos antes de la puesta del sol, se vio un OVNI luminoso sobre Roma que avanzaba hacia el norte.

14 d. C. El historiador latino Titus Livy, en su «Historia de Roma», informa de la evidencia de objetos en forma de escudos circulares que volaban en el cielo y que habían sido vistos sobre muchas ciudades del Imperio; añade también que el segundo rey de Roma, Numa Pompilio, fue testigo personal de la caída del cielo de uno de estos «escudos voladores» y que lo había contado entre los objetos de culto de las prácticas religiosas que promovía.

23-79 d. C. El científico romano Plinio el Viejo, en los capítulos 25 y 36 de la «Historiae Naturales», habla de «Clipeus Ardens» visto volando en el cielo de la antigua Roma. También informa avistamientos en el cielo de luces, antorchas, bólidos voladores y rayos voladores idénticos a los que aparecieron en la antigua Grecia. más precisamente, clasifica los ovnis en antorchas, lámparas y coches voladores, así como en rayos voladores.

65 dC En su tratado de ciencias naturales (Naturales quaestiones), Séneca cuenta, con numerosas observaciones, inexplicables «rayos luminosos» que aparecieron repentinamente en los cielos de las ciudades antiguas. Los «rayos» permanecieron inmóviles durante días, solo para desaparecer repentinamente, tal como habían llegado.

150 a. C. – 70 d. C. Los manuscritos del Mar Muerto que datan del siglo I a. C. hablan de hombres del cielo que vinieron a la Tierra y de otros hombres que fueron llevados de la Tierra y llevados al cielo.

Siglo III d.C. El historiador romano Giulio Ossequiente en su Prodigiorum Liber informó de pasajes originales de Cicerón, Tito Livio, Séneca, Plinio, etc. donde también se describen objetos voladores semiesféricos, así como objetos voladores llamados rayos de fuego. De las comparaciones, parece que estos objetos voladores descritos corresponden absolutamente a los diversos tipos de ovnis que conocemos hoy.

500 d. C. En Hereford (Gran Bretaña) un rayo de fuego aterrizó y partió de nuevo.

583 d.C. En Francia, San Gregorio de Tours ve un globo luminoso.

742-814 dC En la época de Carlomagno, se describen eventos en los que parece que naves espaciales llevaron a bordo a algunos habitantes de la Tierra para mostrarles las formas de vida de la gente celestial.

776 d. C. Se avistó un objeto volador durante el asedio del castillo de Sigiburg, Francia. Los sajones rodearon y sitiaron a los franceses. Estaban peleando cuando de repente un grupo de discos voladores (escudos en llamas) apareció sobre el techo de la iglesia. A los sajones esto les pareció, como si los franceses estuvieran protegidos por estos objetos, y luego huyeron retirándose. Hay dos ilustraciones de lo sucedido en un manuscrito del siglo XII «Annales Laurissenses» (libros de eventos históricos y religiosos). Los objetos representados en el cielo son naves espaciales reales con muchos ojos de buey a los lados.

793 d. C. En Northumbria aparecieron resplandores excepcionales y dragones rojos volando por el aire.

796 d. C. Aparecieron pequeños globos en Inglaterra dando vueltas alrededor del sol.

Siglo VIII d.C. En la historia de los lombardos leemos que una columna muy brillante apareció en posición vertical con respecto a la Tierra, la cual, descendiendo, quemó muchas cosas y luego volvió a subir al cielo donde cambió de posición.

842 d.C. Hubo un avistamiento de un ovni sobre la ciudad francesa de Angers. También hay una ilustración del momento en que el avistamiento es aterrador.

900 dC En Japón hubo un avistamiento de una «rueda de fuego». También hay una ilustración del momento de este evento.

El arzobispo Agobard de Lyon del siglo IX recibió numerosas quejas de sus fieles de que la región estaba infestada de marineros celestiales que desembarcaban de las nubes y saqueaban huertos y campos de trigo.

1147 dC Se observó una cruz en el disco lunar desde Niza.

Siglo XIII dC Un vehículo aéreo quedó atascado con uno de sus apéndices en un montículo en una ciudad inglesa. El astronauta alienígena que tenía la intención de liberar la nave espacial se encontró con una multitud de lugareños y murió.

1217 d.C. Tres cruces voladoras flotaban en el cielo de Niza.

1254 dC El 1 de enero en St. Albans (Inglaterra) aparece en el cielo un gran barco elegante, bien equipado y de maravillosos colores (así como varios fenómenos inexplicables). El mismo vehículo debe verse meses después también en París.

1290 dC Un enorme objeto circular de color plateado voló lentamente sobre la abadía benedictina de Amplefort, en Inglaterra, bajo la mirada aterrorizada de los monjes que interrumpían sus oraciones ya iniciadas en la capilla, para apresurarse a ver al prodigio.

1300 dC Algunos avistamientos de ovnis comienzan a ser reportados en las pinturas. De hecho, esto se encuentra en pinturas de varios artistas de la época que representan ovnis de varios tipos en el cielo de sus pinturas. Las pinturas de la época en la que hay ovnis altamente reconocibles son muchas y de varios artistas, como Filippo Lippi, Masolino da Panicale, Paolo Uccello, etc.

1301 d. C. Aparecieron cruces luminosas voladoras sobre Florencia.

1338 d.C. En Francia fue el avistamiento de un enorme ovni esférico. Se puede encontrar una imagen del evento en el libro francés “Le Livre Des Bonnes Moeurs” de Jacques Legrand.

1350 d. C. Se pintó una escena de crucifixión sobre el altar en el monasterio Visoki Decani en Kosovo. A la derecha e izquierda de la cruz se pueden ver ovnis en el cielo con personas dentro de ellos piloteándolos.

1465 d. C. En febrero, durante el reinado de Enrique IV, un rayo de fuego centelleante apareció en los cielos. También hay una ilustración del evento.

1557 d.C. Corrado Lychostene, en su libro «Prodigiorum ac Ostentorum Chronicon», impreso en Basilea en el año 1557, describe los avistamientos de extraños objetos que volaban por los cielos en la Edad Media y el Renacimiento. Además de las cruces griegas y cristianas, el libro describe el paso en el cielo de Arabia, en el año 1479, de un objeto definido como «rayo». Junto a la noticia también está impreso el diseño de este «rayo», que es idéntico a un misil moderno.

1487 d. C. Aparecieron tres lanzas voladoras en Forlì.

1491 d.C. El 14 de agosto a las 20:00, Gerolamo Cardano se encuentra con siete hombres vestidos similares a los de la antigua Grecia, con zapatos relucientes y con túnicas escarlata debajo del peto: decían que eran hombres del espacio exterior que podrían vivir trescientos años .

1492 d. C. El 15 de septiembre, Cristóbal Colón vio descender del cielo una “rama” de fuego. Cristóbal Colón en sus diarios mencionó fenómenos astronómicos inusuales y el paso de rastros de fuego en el cielo.

Siglo XV d.C. Hay dos ovnis en forma de sombrero de sacerdote representados en el cielo de dos tapices que se guardan en la basílica francesa de Notre-Dame en Beaune, Burgandy.

1500-1571 dC Benvenuto Cellini habla de un rayo de fuego que brilla sobre Florencia. En su autobiografía describe el extraño fenómeno que él mismo presenció junto a un compañero de viaje. Los dos volvían de Roma, a caballo, a Florencia, cuando llegaron a una colina desde la que se podía ver la ciudad. Así pudieron ver un enorme «rayo de luz» recortado en el cielo sobre Florencia.

1500 d. C. Giordano Bruno fue quemado en la hoguera por la Inquisición porque se atrevió a creer que existían otros mundos habitados después de avistar vehículos voladores, obviamente conducidos por seres que no eran de este mundo.

1520 d.C. Leemos en la Crónica de los Hechos Prodigiosos de Corrado Licostene que un rayo de fuego de horrendo tamaño se vio en el cielo, y la bóveda que se acercó a la tierra, descendiendo, ¡quemó muchas cosas! Luego regresó a la cima asumió una forma circular.

1538 d.C. Unos platillos voladores inconfundibles aparecen en los cielos de un tapiz llamado «El triunfo del verano»

1544 DC Las antiguas crónicas alemanas narran una larga serie de avistamientos de ovnis que ocurrieron en Alemania.

1561 d.C. El 14 de abril, en el cielo de la ciudad de Nuremberg, aparecieron numerosos objetos cilíndricos que permanecieron inmóviles en la parte superior. Inmediatamente después, del interior de los objetos cilíndricos salieron muchos otros objetos, en forma de esfera y disco, que comenzaron a hacer evoluciones en el cielo bajo la mirada de todos los lugareños (el evento tuvo resonancia en todo el mundo) y fueron descritos en detalle en las crónicas de la época. De considerable importancia es la descripción de grandes cilindros voladores que permanecían inmóviles en el cielo y de los cuales salían esferas que volaban a velocidades fantásticas.

1566 dC El 7 de agosto se veían esferas negras pasando frente al Sol. El mismo fenómeno siempre ocurría el mismo año sobre Basilea (Suiza), donde aparecían numerosos objetos de forma esférica y de color claro y oscuro. Los objetos se enfrentaron en una especie de combate aéreo, frente a los habitantes de la ciudad que, con los ojos vueltos al cielo, observaron la escena. Después de realizar increíbles maniobras aéreas, las esferas se tornaron de un rojo intenso y desaparecieron. Hay una clara representación de época del evento.

1571 dC En la batalla de Lepanto, una noche, una columna brillante gigante apareció en el cielo y comenzó a observar la batalla.

Cesare Valocchia

spanish

Cesare Valocchia

Cesare Valocchia nació en Roma en 1970. Técnico experto en telecomunicaciones con cursos especializados en fibras ópticas y transmisión de datos a sus espaldas, cultiva dos pasiones: el voluntariado y la ufología. Instructor de maniobras de reanimación cardiopulmonar para adultos y niños, recopiló sus experiencias como voluntario sobre los medios del servicio nacional de emergencias sanitarias 118 en Roma en un libro electrónico titulado «No me des las gracias«. Su lema es: Ayudar a los que sufren es el mejor pago. Desde principios de los 90 se ocupa de avistamientos y desde 2011 se ocupa personalmente del sitio de ufología www.myuforesearch.it del que es responsable. Su investigación sobre el vínculo entre las apariciones marianas y el fenómeno OVNI está disponible en su sitio web. Es miembro del Cun (Centro Nacional OVNI), en cuya revista oficial se publicó su estudio sobre objetos voladores no identificados en Medjugorje en mayo de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *