fbpx

Los experimentos del gobierno ruso, los xfiles soviéticos

Vimos en el artículo sobre quiénes eran los «soldados astrales«, que el gobierno estadounidense siempre ha basado su investigación en lograr estados alterados de conciencia con el objetivo de crear sobrehumanos. Luego reclutó a los mejores científicos en el proyecto «Hemy-Sync», pero ¿pensaba que tal investigación era una prerrogativa estadounidense? No, porque la ex Unión Soviética también ha trabajado para lograr el mismo objetivo.

Han salido a la luz algunos Expedientes X del Ministerio de Defensa soviético

En la época soviética, el Ministerio de Defensa estaba trabajando en un proyecto secreto destinado a crear un sobrehumano con habilidades paranormales. Como parte de este proyecto, un grupo de científicos logró entrar en contacto con una civilización extraterrestre. El jefe de este proyecto ultrasecreto compartió detalles con un grupo de reporteros por primera vez.

En un día normal de invierno en Moscú, en la comodidad de una habitación con chimenea, los periodistas se reunieron con un alto funcionario retirado del Ministerio de Defensa, un teniente general de reserva llamado Alexey Savin, miembro de la Academia de Ciencias Naturales y luego con un ex general reservista también.

Afirmaron que a finales de la década de 1980 un grupo de investigadores de la Unidad de Gestión Experta del Estado Mayor logró tener contacto con representantes de una civilización alienígena. Curiosamente, ninguno de los reporteros se sorprendió especialmente, sino que se sintió aliviado por la «confesión».

Vasily Yeremenko, el general de reserva de la FIB, académico de la Academia de Seguridad, Defensa y Aplicación de la Ley, fue el primero en hablar con la prensa. En la época soviética, sirvió en la KGB y supervisó la aviación y el desarrollo de la tecnología de la aviación. Entre sus funciones estaba la recopilación de información por parte de la Fuerza Aérea sobre los hechos de la aparición de objetos voladores no identificados. Según Vasily Yeremenko, en ese momento había mucha información de este tipo.

El personal de la unidad de misiles incluso recibió una directiva en caso de detección de un ovni. La tarea principal no era crear oportunidades para la agresión mutua. En 1983-1984, en los campos de prueba de la Academia de Ciencias Vladimirovka, el Ministerio de Defensa y la KGB organizaron un estudio a gran escala de los fenómenos paranormales. El sitio de entrenamiento militar no fue una elección al azar. Los expertos han llegado a la conclusión de que los ovnis aparecen inevitablemente en lugares donde se prueban equipos y armas militares.

Vasily Yeremenko cree que este problema requiere un enfoque serio porque es un problema de seguridad nacional. Sin embargo, sigue siendo un tema tabú tanto en Estados Unidos como en Rusia. El teniente general Alexey Savin procedió a revelar algunos aspectos del compromiso del Ministerio de Defensa. Era el jefe de la Unidad de Gestión Experta del Estado Mayor, cuyo trabajo consistía en investigar varios fenómenos inusuales.

El proyecto principal de la unidad fue un programa estatal sobre el descubrimiento de recursos humanos intelectuales. El objetivo del programa era identificar formas de hacer que el cerebro humano funcione en un régimen especial de superpotencia, convirtiendo a una persona en un sobrehumano. El consejo científico del programa estuvo encabezado por la académica Natalya Bekhtereva, quien hasta su muerte fue directora científica del Instituto del Cerebro Humano de la RAE.

Más de doscientos profesionales altamente calificados de todo el país participaron en el programa. «En el proceso de investigación, llegamos a la conclusión de que un ser humano era un sistema de energía e información que recibe información del exterior. Esta es precisamente la razón por la que un ser humano puede manifestar habilidades paranormales», dijo Alexey Savin. Para identificar esta fuente de información externa, se crearon tres grupos. Un grupo estaba formado por científicos, otro por soldados y el tercero estaba formado por mujeres.

El grupo de mujeres logró los avances más significativos en investigación. Savin explicó que «querían establecer contacto con representantes de otras civilizaciones. Y lo hicimos». Según él, se desarrolló un método especial que permitió al cerebro humano sintonizar un contacto. «Tuvimos que sintonizar el perfil de energía del cerebro humano con una onda en particular, como una onda de radio», explicó Alexey Savin.

No se utilizó hipnosis, drogas u otros métodos similares en el experimento. También se desarrolló un sistema de prueba especial para separar los informes de alucinaciones de los de posible locura de los participantes en el experimento. Los resultados experimentales fueron impresionantes: a seis participantes se les dio la posibilidad de contacto físico y dos de ellos incluso lograron visitar una nave alienígena. Según Savin, los representantes de civilizaciones extraterrestres se revelaron gradualmente, dando la información que les pareció conveniente.

En particular, hablaron sobre su estructura de gobierno y sistema educativo. No se pudo obtener información militar. Lo único que acordaron compartir fue un diagrama del equipo para el diagnóstico y tratamiento de diversas enfermedades. El líder del experimento explicó que los humanos eran como niños pequeños para ellos. «Nuestra civilización es demasiado joven para preocuparse por ellos como un tema de diálogo. Debido a que somos parte del universo, podemos dañarnos a nosotros mismos ya otras civilizaciones con nuestras acciones tontas, así que nos cuidan».

El programa de comunicación con inteligencia extraterrestre se desarrolló durante varios años hasta la intervención de la política. En 1993, de hecho, se interrumpió el estudio y se disolvió la unidad. Sin embargo, Savin pudo conservar una pequeña cantidad de documentos, la mayoría de ellos, incluidos los informes fotográficos, todavía se encuentran en los archivos del Ministerio de Defensa. Por cierto, el método único de desarrollar las habilidades fenomenales de un individuo, hasta hace poco, se utilizó en la Academia que lleva el nombre de Gagarin, excepto que más tarde fue disuelto por el ex ministro de Defensa Serdyukov. Sin embargo, se conservó el núcleo del equipo de investigación.

«Hace cuatro años intentamos repetir el experimento y lo logramos», dijo Alexey Savin. Según él, hoy este trabajo continúa y «el cerebro y las personas talentosas siguen presentes en la industria de la defensa». Respondiendo a la pregunta de los periodistas de Pravda.Ru sobre por qué se decidió anunciarlo a los medios, Savin respondió: «¿Por qué ocultar algo a la gente? En cambio, debemos prepararnos para nuevos desafíos».

Cesare Valocchia

Cesare Valocchia

Cesare Valocchia nació en Roma en 1970. Técnico experto en telecomunicaciones con cursos especializados en fibras ópticas y transmisión de datos a sus espaldas, cultiva dos pasiones: el voluntariado y la ufología. Instructor de maniobras de reanimación cardiopulmonar para adultos y niños, recopiló sus experiencias como voluntario sobre los medios del servicio nacional de emergencias sanitarias 118 en Roma en un libro electrónico titulado «No me des las gracias«. Su lema es: Ayudar a los que sufren es el mejor pago. Desde principios de los 90 se ocupa de avistamientos y desde 2011 se ocupa personalmente del sitio de ufología www.myuforesearch.it del que es responsable. Su investigación sobre el vínculo entre las apariciones marianas y el fenómeno OVNI está disponible en su sitio web. Es miembro del Cun (Centro Nacional OVNI), en cuya revista oficial se publicó su estudio sobre objetos voladores no identificados en Medjugorje en mayo de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *