fbpx

Por qué necesitamos cambiar nuestro enfoque del fenómeno OVNI.

En los últimos años se ha hablado a diario de vehículos aéreos no identificados en los cielos de los Estados Unidos de América, desde el Tic-Tac del Nimitz Encounter, hasta los videos de radar de los destructores Peralta, Kid y Finn hasta los OVNIs. pirámides de Uss Omaha, se está transmitiendo el mensaje de que estos objetos no identificados debido a sus incursiones no autorizadas en los cielos de todo el mundo son una amenaza. Hoy les quiero contar uno de los poquísimos hechos en los que quizás han estado, porque seamos sinceros, en cientos de casos en los que los combatientes terrestres han interceptado vehículos desconocidos no ha pasado nada 9 de cada 10. Estos objetos se han limitado a observar nuestro comportamiento sin cometer ningún acto hostil hacia nosotros.

Cómo no mencionar el caso del piloto peruano Oscar Santa María Huertas, quien tuvo un encuentro con un vehículo desconocido el 11 de abril de 1980, cuando estaba estacionado en la base aérea La Loya en Arequipa quien afirmó haber disparado 64 tiros desde 30 mm. muchos de los cuales habrían dado en el blanco pero que estos no mostraron daños y que no solo no volvieron a disparar sino que incluso ignoraron al caza Santa María.

Entonces, ¿por qué hacer pasar los ovnis como una amenaza cuando hasta ahora no lo han sido en la mayoría de los casos? A nivel cognitivo no podemos pretender que nuestra lógica sea de ellos porque estamos hablando de algo completamente nuevo para la humanidad, ni siquiera podemos intentar predecir o anticipar el pensamiento de seres que nos son completamente desconocidos y solo el simple concepto de frontera. puede resultarles ajeno.

Habiendo dicho eso, regresamos como se anticipó a uno de los pocos encuentros hostiles con ovnis.

En marzo de 1967, los operadores de radar de la Estación de la Fuerza Aérea Naval de Key West en Florida se encontraron interceptando una comunicación de colegas de la defensa aérea cubana en la que informaron que un objeto volador desconocido ingresaba al espacio aéreo cubano desde el noreste hasta aproximadamente 10000 m.

 La defensa inmediatamente sacó a dos cazas MIG 21 para interceptarlo. El comandante de uno de los dos cazas cubanos declaró que se acercaba a un objeto esferoide metálico brillante sin signos visibles de identificación, ni alas. Luego de un fallido intento de contacto por radio, el cuartel general cubano anunció que armaría los misiles y derribaría el objeto. El piloto hizo lo que le ordenó y dijo que estaba listo para disparar, unos segundos después el soporte MIG 21 gritó al control del radar de tierra que el jer del comandante frente a él había explotado, ¡se había ido! Lo fumo en las llamas, se había desintegrado.

El radar cubano informó que el OVNI aceleró rápidamente a 30.000 my en el último informe se dirigía al sureste hacia Sudamérica. En cuestión de horas, se ordenó al personal de radar cubano que enviara todas las cintas, rastros de radar y datos de incidentes a la NSA y que informara de la pérdida del caza debido a un «mal funcionamiento del equipo a bordo».

Entendemos que incluso en este incidente fuimos los primeros en disparar, probablemente el objeto no identificado se dio cuenta de que estaba en modo «bloqueo» y simplemente se defendió.

Interpretar una invasión territorial a priori como un acto hostil nos ha costado muy caro, en mi opinión las reglas de enfrentamiento de nuestros vehículos con los suyos deberían revolucionarse por completo, quizás y digo quizás simplemente mostrar curiosidad podría salvar la vida de los pilotos terrestres que lo harían. Sucumbir inevitablemente en caso de conflicto aéreo.

Es un consejo.

Cesare Valocchia

Cesare Valocchia nació en Roma en 1970. Técnico experto en telecomunicaciones con cursos especializados en fibras ópticas y transmisión de datos a sus espaldas, cultiva dos pasiones: el voluntariado y la ufología. Instructor de maniobras de reanimación cardiopulmonar para adultos y niños, recopiló sus experiencias como voluntario sobre los medios del servicio nacional de emergencias sanitarias 118 en Roma en un libro electrónico titulado «No me des las gracias«. Su lema es: Ayudar a los que sufren es el mejor pago. Desde principios de los 90 se ocupa de avistamientos y desde 2011 se ocupa personalmente del sitio de ufología www.myuforesearch.it del que es responsable. Su investigación sobre el vínculo entre las apariciones marianas y el fenómeno OVNI está disponible en su sitio web. Es miembro del Cun (Centro Nacional OVNI), en cuya revista oficial se publicó su estudio sobre objetos voladores no identificados en Medjugorje en mayo de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *