fbpx

El caso D’Ambros

El caso D’Ambros

Hacía unas seis semanas que Angelo D’Ambros, nacido en Fara Vicentina (Vicenza) el 8 de noviembre de 1917 ( ha desempeñado diversas profesiones, de las que mencionamos la de albañil y obrero en una escobilla de goma) y residente en Gallio (municipio situado en la meseta de Asiago, en la provincia de Vicenza) en Via Sesto Alpini n. El 4, se dirigió a los bosques que cubren las laderas de las montañas que dominan el pueblo con su vegetación: precisamente en la parte alta de Gastagh, donde cortó arbustos para obtener leña. Eran, pues, alrededor de las 11.45 horas del viernes 24 de noviembre de 1978 y habían pasado unos 10 minutos desde el momento en que D’Ambros se encontraba en el punto en el que iba a tener lugar el encuentro con «algo» que sacudirá mucho su equilibrio nervioso normal. Volviéndose para poner una rama recién cortada, de repente observó dos seres con rasgos humanoides, pero al mismo tiempo con características somáticas, en su conjunto, diferentes a las que representan el identikit humano (en este punto, D’Ambros en el curso de nuestras investigaciones, los definirá «dos ganado»). En este punto consideramos sumamente interesante para el lector, con el fin de relatar con la mayor fidelidad posible las palabras del interesado, extraer el contenido de la entrevista en cinta magnética.

Investigador: ¿a cuántos metros estaban de ella?

D’Ambros: Aproximadamente un metro, un metro y medio.

Investigador: ¿estaban uno al lado del otro, o estaban uno detrás del otro?

D’Ambros: En el momento inicial que los vi, estaban uno al lado del otro. Inmediatamente después, el más pequeño, que medía unos sesenta centímetros de altura, comenzó a moverse aquí y allá en tirones muy rápidos mientras que el más grande, que medía unos ochenta centímetros, también se movía pero muy poco. Es bueno que te diga enseguida que los dos seres estaban constantemente elevados del suelo unos 30-40 cm: por lo tanto, si tengo que estimar su altura desde el nivel del suelo, a 60 y 80 cm debemos sumar 30-40 cm. levantando del suelo.

Investigador: Describe la apariencia de los dos seres.

D’Ambros: Eran extremadamente delgados, con la piel de color amarillo pálido estirado sobre los huesos hasta tal punto que podía ver en las manos del ser más alto, el que se movía levemente, venas tan gruesas como un lápiz mientras que también en su cabeza eran evidentes. venas pero de una manera menos acentuada. Tenían una cabeza grande, alargada, en forma de pera, completamente desprovista tanto de pelo como de pelo, pestañas y cejas, cuyos lados destacaban dos orejas tan largas como las de un burro; pero, a diferencia de los de este animal, muy delgado como el resto del cuerpo, y que se elevaba verticalmente y terminaba en punta. Debajo de los dos ojos blancos, hundidos, casi encarnados en la cabeza, con un diámetro de unos 3cm, sin párpados, había una nariz larga de tal manera que casi llegaba al labio superior bastante carnoso, amarillo pálido como la piel, en una boca más o menos como la nuestra pero más ancha, en cuyos extremos sobresalían dos grandes dientes blancos unos 3cm, mientras que debajo de la boca había un mentón como el nuestro pero muy delgado también . Los dos seres iban cubiertos con un traje oscuro, de un color que se podía obtener mezclando negro, gris y verde, muy adherente, que también cubría los brazos hasta las muñecas y las piernas hasta justo debajo de las rodillas, dejando las manos, el resto de las piernas así como los pies descalzos, y que terminaban en la parte superior en un cuello redondo. Las manos y los pies tenían una longitud sin proporción con el resto del cuerpo y, para ser precisos, calculé que los dedos, cinco en total, tenían unos 25 cm de largo, incluidos unos 5 cm de longitud de uña; mientras que los de los pies,

Investigador: cuéntenos cuál fue su reacción y qué sucedió.

D’Ambros: En cuanto vi a esos monstruos me asaltó un temblor de miedo y grité, con todo el aliento que tenía en la garganta: << ¡ayuda! >>, esperando que alguien estuviera cerca y viniera en mi rescate, este por la razón de que no pude saber qué intenciones tenían hacia mí desde entonces, reuniendo todo mi coraje y cuestionándote repetidamente sobre su origen, como respuesta solo escuché murmullos incomprensibles provenientes del ser más pequeño (que seguía moviéndose con sacudidas muy rápidas, sin mover los pies largos en lo más mínimo, provocando con estos movimientos continuos un muy leve ruido de movimiento de aire). Al mismo tiempo, tan pronto como miré al ser más alto a la cara, el que siempre permanecía en la misma posición y que se movía muy levemente a una distancia constante de mí de aproximadamente un metro, estos con su mano larga agarraron mi garfio (una especie de hoz grande en forma de gancho a menudo llamada en la meseta de Asiago con el término veneciano “cortalaso”), tomándolo de la parte no afilada de la punta, y tratando de sacármelo. Mi decisión inmediata fue no dárselo, porque esa herramienta representaba para mí en ese momento mi único medio de defensa; por eso agarré firmemente el asa, que está envuelta en una funda gruesa de cuero macizo y equipada en su extremo inferior con un gancho que se usa para colgarla en la pared y en el cinturón. El ser, sin embargo, parecía querer apoderarse del garfio porque una vez más intentó arrancárselo agarrándolo un poco más abajo con la consecuencia de que me pareció sentir una leve descarga eléctrica en mi mano y en mi brazo. Observando mi firme decisión de no soltar la herramienta, volvió a la carga utilizando esta vez, ambas manos, para agarrar el garfio aún más abajo, y mucho más completamente, siempre en el lado no cortante de la hoja. . En este último intento el ser utilizó una fuerza excepcional que pude sostener gracias solo a que mi fuerza se incrementó considerablemente por la desesperación en la que había caído al notar que mis gritos de auxilio no traían a nadie,

Investigador: la primera vez que el ser agarró la herramienta, ¿no sintió ninguna descarga eléctrica?

D’Ambros: Nunca tuve la convicción de que incluso en ese momento sentí una descarga eléctrica muy débil.

Investigador: sintiendo una fuerte descarga eléctrica en su brazo, ¿no soltó espontáneamente el garfio?

D’Ambros: Solo tenía esa herramienta para defenderme de esos monstruos y en cualquier caso no podía saber si, una vez que se la había dejado a él, no la habría usado contra mí.

Investigador: continuar con el relato de los hechos.

D’Ambros: en este punto me enojé, porque parecía que el ser no quería en absoluto renunciar a su intento de robarle el garfio y agachándose un poco, tomé con la otra mano una rama grande decidí pegarle para colocar poner fin a este asunto, que al principio me había llevado al borde del terror. Al ver mi gesto, el ser soltó inmediatamente el garfio y, junto con el más pequeño, se escapó, ambos dándome la espalda, con una rapidez excepcional, siempre en el suelo y sin mover los pies largos en lo más mínimo. Recuperé mi calma normal, ahora estimulada por una curiosidad irresistible sobre el origen de esos dos seres inhumanos, con la misma apariencia excepto la estatura, como ya te dije, Corrí tras ellos, corriendo lo más rápido que pude hacia el camino por el que habían entrado. Como esta especie de camino de mulas, atravesando las plantas, hace una curva pronunciada, pronto las perdí de vista, pero sin embargo seguí buscándolas hasta que, al cabo de unos momentos, detrás de un gran abeto, a unos treinta metros de distancia, Pude ver un objeto extraño que se levantó a cuatro patas a unos tres pies del suelo. La forma era como colocar dos platillos uno encima del otro, pero un poco más alargados. En la parte superior, en el centro, había una pequeña cúpula, de color rojo brillante en la parte superior, incluida la cúpula, el dispositivo era azul en la parte inferior, mientras que una franja mediana blanca separaba claramente las dos bandas de diferentes colores y las cuatro patas eran de color gris aluminio. Cuando vi el objeto, que tenía unos cuatro metros de largo y dos de ancho, noté en la parte superior, donde estaba la cúpula, una de esas manos largas que cerraban una especie de trampilla por dentro y la llevaban detrás. Después de unos momentos el objeto despegó a una velocidad vertiginosa sin ningún ruido, provocando un resplandor tan rojo que no me permitía distinguir sus rasgos. Habían pasado unos 4 minutos desde el momento en que noté la presencia de los dos seres detrás de mí. una de esas manos largas que cerraban una especie de trampilla por dentro y la llevaban consigo. Al cabo de unos instantes el objeto despegó a una velocidad vertiginosa sin que ningún ruido provocara un resplandor tan rojo que no me permitía distinguir sus rasgos. Habían pasado aproximadamente 4 minutos desde el momento en que noté la presencia de los dos seres detrás de mí. una de esas manos largas que cerraba una especie de trampilla desde dentro y la llevaba consigo. Después de unos instantes el objeto despegó a una velocidad vertiginosa sin que ningún ruido provocara un resplandor tan rojo que no me permitía distinguir sus rasgos. Habían pasado aproximadamente 4 minutos desde el momento en que noté la presencia de los dos seres detrás de mí.

Investigador: ¿El objeto se elevó verticalmente o se tachó?

D’Ambros: despegó a través del tablero, desapareciendo de mi vista en un momento detrás de los altos abetos.

Angelo D’Ambros, considerablemente desconcertado por este impactante encuentro, se fue de inmediato a su casa, corriendo por la ruta que lo separaba de su casa en solo unos 10 minutos (mientras que normalmente tomaba alrededor de treinta cubrir la misma distancia). Al llegar a casa, le dijo a su esposa que no quería almorzar, refugiándose en una habitación para pensar o repensar lo que le había pasado. Las hijas y su esposa, preocupadas por este comportamiento inusual del familiar, le preguntaron varias veces si se sentía mal, obteniendo respuestas evasivas y ni el más mínimo indicio de lo que le había sucedido en el bosque. Cuando llegó la hora de la cena, decidió sentarse a la mesa también porque estaba presente su yerno, Luciano Munari nacido en Galión el 29 de diciembre de 1950,

Escuchando en silencio las habituales conversaciones entre hija y yerno, en cierto momento se dirigió a Munari con estas palabras: «Si hubieras visto lo que vi en el bosque esta mañana, no tendrías el menor deseo de discutir estas cosas». El yerno le preguntó entonces qué le había pasado y aquí, por primera vez, D’Ambros relató su extraño episodio. Munari estaba algo perplejo por la historia de su suegro, pero, al mismo tiempo, conociéndolo desde hace un tiempo como una persona de la máxima seriedad, además de muy equilibrado, y también teniendo en cuenta el hecho de que nunca había comprado revistas de ciencia ficción y que ni siquiera estaba Por lo general, no leía ningún periódico y rara vez veía la televisión, le daba cierta confiabilidad, reservándose, sin embargo, estar acompañado al día siguiente en el acto. ya que ya era demasiado tarde porque ya estaba oscuro. El sábado 25 de noviembre, Munari, después de regresar de la escuela, alrededor de las 14 horas, fue acompañado por su suegro al lugar del incidente. Una vez en el lugar, D’Ambros señaló a su yerno, desde cierta distancia, el lugar exacto donde estaba el objeto. Gracias a esta indicación, Munari encontró en el claro una zona casi circular de unos 3 metros y medio de diámetro en la que la hierba aparecía negra, más que quemada, sucia como engrasada, claramente aplanada y rotada en sentido antihorario. Cabe señalar que -como nos dijo Munari- se podía ver, por un lado, una extensión de unos dos metros de la pisada formada por hierba triturada y rotada, pero que no aparecía negra. Entonces el yerno de D’Ambros consideró oportuno tocar la hierba que le daba la clara impresión de estar sucio de negro y para su gran sorpresa comprobó que sus manos seguían completamente limpias. Cabe señalar también que en el interior de la zona de hierba aplanada, rotada y negra donde el suegro había indicado que las cuatro patas sobre las que se apoyaba el objeto (cuya forma, según D’Ambros, era como la de antebrazos que forman 90 ° con las manos, es decir «piernas que terminan en corte», para usar sus palabras exactas), Munari encontró dos huellas de 2-3 cm de profundidad, igualmente anchas y de unos 20 cm de largo, prácticamente en forma de U, aproximadamente a un metro y medio de distancia entre sí. Culpando la presencia de unas piedras, el hecho de que no pudiera notar las que debieron haber sido provocadas por las otras dos piernas. Como confirmación adicional – nos dijo Munari – de que D’Ambros realmente vio algo anómalo, también se pudo ver en el lado donde había comenzado el objeto había algunos arbustos, también formados por zarzas, completamente arrancados del suelo. Este es el efecto del movimiento del aire causado por la salida del objeto.

El problema era que Munari no había pensado en llevarse la cámara con él, con la amarga consecuencia de que, una vez de vuelta en la aldea, muchos de los aldeanos no lo creyeran. A los incrédulos les respondió que al día siguiente volvería al bosque para tomar fotografías, pero lamentablemente la noche del sábado 25 de noviembre nevó en la meseta de Asiago provocando la circunstancia de que solo el domingo 3 de diciembre podrían ir juntos al puesto de observación OVNI. al fotógrafo del pueblo ya otras personas que no creían en su suegro ni en él. Entonces removieron la nieve donde Munari recordaba haber observado las dos huellas en forma de U para fotografiarlas y, una vez reveladas las fotos, siendo estas en blanco y negro, los detalles de las huellas eran muy poco evidentes. No satisfecho con eso Munari decidió volver al sitio el domingo 10 de diciembre para fotografiar, esta vez con su cámara, las dos huellas y temiendo que las fotos (en esta ocasión en color) igualmente no se notaran bien, las rodeo con papel de colores. amarillo. Luciano Munari también fue el artífice de la decisión de su suegro de ponerse en contacto con el “Giornale di Vicenza” para informar al público sobre lo sucedido. “Fui atacado por dos marcianos: querían el garfio”, el viernes 1 de diciembre de 1978, distorsionando en gran medida, como lamentablemente es la peculiaridad de la prensa no especializada cada vez que aborda el problema de los ovnis. El informe testimonial. Acabo de publicar el artículo, además de los muchos curiosos, Algunos entusiastas de los ovnis residentes en Vicenza visitaron a D’Ambros para hacerle algunas preguntas. Notó (como los propios Munari y D’Ambros) en la hoja del garfio una huella más o menos del tamaño de un dedo meñique (pero formada por líneas horizontales) y el inusual color rojo oscuro que había adquirido la parte cortante de la hoja, solicitaron y obtuvieron (tras la entrega de su cédula de identidad) la herramienta en préstamo para llevarla a un laboratorio de investigación en Vicenza y realizar los análisis oportunos. Desafortunadamente, como Carlo Spaliviero, uno de esos entusiastas, que vive en Vicenza en via Spalato n. 14 – el laboratorio al que contactaron les pidió una gran suma de dinero, con el resultado de que decidieron devolver el garfio a Galio, ni siquiera pensar en fotografiar la huella en la hoja. Como nos dijo Munari, una vez que recuperó el garfio, que apareció en la parte cortante de la hoja todavía de color rojo oscuro, D’Ambros lo usó nuevamente con el resultado de que pronto tanto la huella como el color inusual no fueron más visible.

Cuando fuimos a Galión por primera vez (lo cual solo sucedió en el otoño de 1979, porque estábamos ocupados investigando varios otros episodios extraños que ocurrieron en otras partes de Tre Venezie que serán tema de futuros artículos), me dijeron en la casa D’Ambros. que unos días antes, luego de su visita al sitio de observación OVNI, para recolectar hongos, la hierba todavía lucía negra y sucia, sin haber vuelto prácticamente a crecer con la primavera en ese momento.

Desafortunadamente, no pudimos hacer una inspección inmediata porque había nevado en la meseta de Asiago solo dos o tres días antes; y el bosque, dada la altitud, seguramente permanecerá cubierto de nieve hasta los primeros días de abril de este año. Munari, en el curso de nuestra segunda investigación, que tuvo lugar en febrero de 1980, también señaló lo siguiente: «Si hubiera sido yo, que tengo 29 años, para contarles sobre este extraño episodio, yo que leo los periódicos y veo a menudo televisión: incluso podrías haber pensado que había fantaseado con tal cosa; pero, para mi suegro, sería prácticamente imposible hacer una historia así. Aunque puede haber tergiversado algunos detalles al contar el episodio, considerando el estado de desaliento natural en el que había caído y teniendo en cuenta que puede utilizar la perfecta visión de un solo ojo, habiendo dañado el otro en un accidente de trabajo (por lo que, y la oftalmología nos enseña esto, el visto en la distancia, mientras que el de las cosas colocadas a distancias muy cercanas disminuye, aunque muy poco), me inclino, sobre todo después de haber visto lo que había sucedido en el bosque donde había indicado que el objeto estaba, para concluir quien ciertamente ha estado involucrado en un hecho increíble. También me gustaría agregar que mi suegro me dijo que, mientras perseguía seres, casi se cae y resbala al suelo. Bueno, tan pronto como llegamos al lugar el día después del evento, también me mostró, desde cierta distancia, el punto donde se había resbalado, y de hecho, una vez que llegué allí, pude ver la marca dejada por el deslizamiento. Luego del episodio de mi suegro decidí leer un poco sobre el tema de los OVNIs, y compré el libro «Informe OVNI» de J. Allen Hynek con el resultado de poder verificar un parecido muy evidente de las dos huellas en forma de U fotografiadas por mí. (especialmente la forma en que se veían antes de que cayera la nieve) con lo que se muestra en una foto del libro, todo rodeado de piedras (Munari se refería a las huellas dejadas por un OVNI en Soccorro en Nuevo México, 24 de abril de 1964 Ed).

Llegando ahora a nuestra consideración del caso, podemos afirmar que no hemos podido encontrar ninguna explicación natural, por lo que estamos convencidos de que el hecho debe ser catalogado como un “fenómeno no identificado”. Básicamente el OVNI de Galio solo tuvo un observador, aunque existen otros testimonios colaterales nada despreciables que se suceden durante el 24 de noviembre de 1978 en localidades ubicadas en la Meseta de Asiago y sus límites, y sobre las que ha estado el Centro Nacional OVNI. Desde hace algún tiempo investigaciones en profundidad que aquí no mencionamos por la razón ya expresada y sobre cuyos resultados no dejaremos de informar al lector. Habiendo realizado repetidas visitas a la pensión Gallium, con el fin de completar el expediente correspondiente, pudimos comprobar varias veces el carácter y la forma de vida de las familias D’Ambros y Munari, concluyendo que son personas que gozan de una excelente reputación en el pueblo y que son sumamente sencillas, muy cercanas a sus actividades diarias. En particular D’Ambros, habiendo ido a la escuela hasta el cuarto grado, como él mismo nos dijo, nos apareció como una persona no dotada de una gran cultura y, por tanto, muy difícil de volar. El OVNI dejó huellas en el suelo y el garfio, según varias personas, tenía una huella dejada por una «mano» del ser y había asumido un color rojo oscuro desde el filo de la hoja. La probabilidad de que el avistamiento en cuestión tenga una explicación natural es, a nuestro juicio, mínimo si es que llega a serlo, ya que, habiendo realizado investigaciones en profundidad sobre el caso, estamos convencidos de que algo físico y material sucedió en Gastagh, involucrando al pensionista. No es posible desestimar el caso atribuyéndolo a una alucinación, ya que no existen pruebas que apoyen esta solución; por el contrario, hay otros casos en la Tre Venezie, sobre los que ya hemos abierto varias investigaciones desde hace algún tiempo, que contienen elementos en apoyo de la teoría que afirma la concreción, pero al mismo tiempo el origen desconocido de las entidades asociadas a los ovnis. Queremos concluir con estas palabras de D’Ambros, pronunciadas durante nuestra investigación. estamos convencidos de que algo físico y material ocurrió en Gastagh, que involucró al jubilado. No es posible desestimar el caso atribuyéndolo a una alucinación, ya que no existen pruebas que apoyen esta solución; por el contrario, hay otros casos en la Tre Venezie, sobre los que ya hemos abierto varias investigaciones desde hace algún tiempo, que contienen elementos en apoyo de la teoría que afirma la concreción, pero al mismo tiempo el origen desconocido de las entidades asociadas a los ovnis. Queremos concluir con estas palabras de D’Ambros, pronunciadas durante nuestra investigación. estamos convencidos de que algo físico y material ocurrió en Gastagh, que involucró al jubilado. No es posible desestimar el caso atribuyéndolo a una alucinación, ya que no existen pruebas que apoyen esta solución; por el contrario, hay otros casos en la Tre Venezie, sobre los que ya hemos abierto varias investigaciones desde hace algún tiempo, que contienen elementos en apoyo de la teoría que afirma la concreción, pero al mismo tiempo el origen desconocido de las entidades asociadas a los ovnis. Queremos concluir con estas palabras de D’Ambros, pronunciadas durante nuestra investigación. sobre las cuales ya hemos abierto varias investigaciones desde hace algún tiempo, que contienen elementos en apoyo de la teoría que afirma la concreción, pero al mismo tiempo el origen desconocido de las entidades asociadas a los ovnis. Queremos concluir con estas palabras de D’Ambros, pronunciadas durante nuestra investigación. sobre las cuales ya hemos abierto varias investigaciones desde hace algún tiempo, que contienen elementos en apoyo de la teoría que afirma la concreción, pero al mismo tiempo el origen desconocido de las entidades asociadas a los ovnis. Queremos concluir con estas palabras de D’Ambros, pronunciadas durante nuestra investigación.

Investigador: Asumiendo que no le estamos faltando el respeto, en nuestra opinión, también puede haber sido víctima de una alucinación al observar a esos dos seres que usted define como inhumanos.

D’Ambros: ¡Absolutamente no!

Investigador: Hay algunas personas que no creen en la existencia de ovnis. ¿Cuál es, por otro lado, su convicción al respecto?

D’Ambros: Después de lo que he visto, no puedo negarme a creer que realmente existen.

Cesare Valocchia

Cesare Valocchia

Cesare Valocchia nació en Roma en 1970. Técnico experto en telecomunicaciones con cursos especializados en fibras ópticas y transmisión de datos a sus espaldas, cultiva dos pasiones: el voluntariado y la ufología. Instructor de maniobras de reanimación cardiopulmonar para adultos y niños, recopiló sus experiencias como voluntario sobre los medios del servicio nacional de emergencias sanitarias 118 en Roma en un libro electrónico titulado «No me des las gracias«. Su lema es: Ayudar a los que sufren es el mejor pago. Desde principios de los 90 se ocupa de avistamientos y desde 2011 se ocupa personalmente del sitio de ufología www.myuforesearch.it del que es responsable. Su investigación sobre el vínculo entre las apariciones marianas y el fenómeno OVNI está disponible en su sitio web. Es miembro del Cun (Centro Nacional OVNI), en cuya revista oficial se publicó su estudio sobre objetos voladores no identificados en Medjugorje en mayo de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *