fbpx

Extraterrestres escorpio?

La mitología babilónica y sumeria siempre ha sido una fragua de divinidades que descendieron de los cielos para tratar de transmitir conocimiento y sabiduría a la humanidad. Uno de ellos es la divinidad Tiamat, la creadora del cosmos, originaria de una deidad sumeria más antigua, Nammu de la que toma todas las características, es la diosa primordial de los océanos y la creadora de las divinidades más jóvenes. Junto con la divinidad Apsu, el dios de las aguas dulces genera otras dos deidades, Lahmu y Lahamu, que a su vez generan Ansar y Kisar de donde nace la raza de los dioses Annunaki.
Volvamos por un momento a Tiamat quien, además de generar monstruosas criaturas, es también el autor del nacimiento de hombres y mujeres escorpión para hacer la guerra contra las divinidades más jóvenes. ¿Mitología? Tengo serias dudas de que sean meros cuentos alegóricos.
En la epopeya de Gilgamesh dos de ellos se colocan para proteger las puertas del dios Shamash, el dios de la luz sobre la oscuridad, la deidad que representaba la justicia sobre los hombres y los dioses, era el dios del sol. Dijimos que dos seres escorpio están bajo la custodia de las puertas del dios Shamash, estas son las entradas a las montañas Mashu que conducen al reino del inframundo. Están representados con cuerpo de escorpión, cabeza humana, brazos y tronco, usan el aguijón venenoso para matar y son gigantes. Tenga en cuenta que Gigalmesh según los escritos sumerios había un enorme gigante de 5,50 metros de altura y pesaba 2844 kg.

El escorpión macho le dice a su esposa que la persona que se atreva a venir aquí debe ser un dios. La esposa dice que dos tercios de él son dios, pero el resto es humano.

El hombre le pregunta a Gilgamesh quién es y por qué viajó a través de un desierto aterrador y enfrentó terribles peligros para llegar a la montaña que ningún mortal había visitado antes.

Cuando Gilgamesh les cuenta a los monstruos sobre su búsqueda, el Hombre Escorpio le informa que Utnapishtim vive al otro lado de la montaña. Para llegar allí, Gilgamesh puede usar un túnel que cruza la montaña. Shamash lo usa todas las noches cuando regresa al lugar donde se levanta por la mañana. Gilgamesh tardaría el doble de doce horas en cruzar el pasaje, y la carretera está completamente oscura. (La hora babilónica fue de sesenta minutos y el día se dividió en doce «horas dobles»). Ningún mortal podría sobrevivir a semejante oscuridad, y los monstruos no pueden permitirle intentarlo. Después de escuchar las súplicas de Gilgamesh, ceden y le dicen que tenga cuidado.

Gilgamesh camina por la montaña. No puede ver delante o detrás de él en la oscuridad total. Camine la primera, segunda y tercera horas dobles en total oscuridad y luche por respirar en la cálida oscuridad. Camina cuatro, cinco y seis horas dobles con el viento del norte en la cara. A medida que se acerca la undécima hora doble, la oscuridad comienza a desvanecerse. Al final de la duodécima hora doble, Gilgamesh emerge del túnel hacia el dulce aire de la mañana y la luz del sol. Ingrese a un hermoso jardín lleno de frutas y follaje en los colores de la cornalina, rubíes y otras joyas. Más allá del jardín brilla el mar.


Aquí está la descripción del encuentro de Gigalmesh con estas criaturas, que creo que son entidades híbridas extraterrestres también presentes en ese momento en el planeta tierra. La emoción del encuentro está contenida en esta frase: «En la mirada del hombre escorpión hay muerte»

ENCUENTRO CON HOMBRES – ESCORPIO (37-129)

El nombre de la montaña es Mashu.
Tan pronto como llegó a la montaña Mashu:

  • los que vigilan diariamente la salida y la entrada:
    los cielos pesan sobre ellos,
    debajo del Arallu toca su pecho –
    Los hombres Escorpio montan guardia en su puerta,
    el miedo que infunden es enorme, en sus ojos hay muerte,
    su gran terror llena los montes,
    guardan el sol cuando sale
    y en su entorno.
    Cuando Gilgamesh los vio, por miedo
    y su mirada se nubló de terror.
    Se preparó y se inclinó ante ellos.
    El hombre-escorpión se dirige a su esposa:
    “El que vino a nosotros: su cuerpo es la carne de los dioses”.
    La esposa del hombre-escorpión responde:
    «Por dos tercios es dios, por un tercio es hombre».
    El hombre-escorpión dice:
    a Gilgamesh, descendiente de los dioses, le habla:
    «¿Quién eres tú que has viajado lejos,
    deambulaste hasta que llegaste a mi presencia
    turbado incluso a través de corrientes de agua abrumadoras?
    Me gustaría saber el motivo de su viaje;
    aquel hacia quien se dirige tu mirada,
    [Yo] con mucho gusto lo sabría ”.
    (Espacio de 13 líneas)
    Gilgamesh []:
    “De Utanapishtim, mi antepasado quiero ir;
    el que entró en el ejército de los dioses, que encontró la vida,
    de la vida y la muerte quiero cuestionar ”.
    El hombre-escorpión abrió la boca y dijo:
    así habló a Gilgamesh []:
    “¡Oh Gilgamesh, ningún hombre ha hecho esto jamás!
    de la montaña nadie jamás ha atravesado sus entrañas,
    su corazón está oscuro por doce horas dobles,
    densa es la oscuridad, no hay luz!
    Hacia la salida del sol []
    hacia el atardecer []
    hacia el atardecer []
    dejaron salir []
    (espacio de 38 líneas)
    (Gilgamesh habla)
    «Mis músculos están rígidos,
    mi cara, del calor y del frío, está lívida,
    He perdido mis fuerzas por el cansancio,
    y ahora tú [] «.

Muchas razas extraterrestres nos han visitado y aún nos visitan, la descrita no parece haber regresado, en los informes de los servicios secretos y en las historias de secuestro no se encuentra para nuestra buena suerte. La esperanza es que la humanidad nunca los encontrará.

Cesare Valocchia

Cesare Valocchia

Cesare Valocchia nació en Roma en 1970. Técnico experto en telecomunicaciones con cursos especializados en fibras ópticas y transmisión de datos a sus espaldas, cultiva dos pasiones: el voluntariado y la ufología. Instructor de maniobras de reanimación cardiopulmonar para adultos y niños, recopiló sus experiencias como voluntario sobre los medios del servicio nacional de emergencias sanitarias 118 en Roma en un libro electrónico titulado «No me des las gracias«. Su lema es: Ayudar a los que sufren es el mejor pago. Desde principios de los 90 se ocupa de avistamientos y desde 2011 se ocupa personalmente del sitio de ufología www.myuforesearch.it del que es responsable. Su investigación sobre el vínculo entre las apariciones marianas y el fenómeno OVNI está disponible en su sitio web. Es miembro del Cun (Centro Nacional OVNI), en cuya revista oficial se publicó su estudio sobre objetos voladores no identificados en Medjugorje en mayo de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *