fbpx

¿Quién era Yahve’, el dios de la Biblia?

Aquellos que han leído la Biblia y específicamente el Antiguo Testamento seguramente se habrán dado cuenta de que el dios de la Iglesia Católica Romana, el dios adorado por dos mil millones de cristianos, el amoroso, misericordioso, etéreo, omnisciente dios omnipresente y podríamos seguir con los adjetivos todavía largos, y en realidad un humanoide de carne y hueso llamado Yahweh. Un líder, y no es tan omnisciente y etéreo como se cree, pero es bastante físico y también se define a sí mismo como el señor de los ejércitos.

Ya al principio del Génesis, la Biblia nos dice que camina en el Jardín del Edén Génesis 3.8. Pero Yahweh no es el único humanoide con cuerpo físico, porque incluso sus malakims, los que son considerados ángeles por definición, son físicos.

En muchos pasos los encontramos cansados, fatigados y hambrientos, nada sobrenatural… cuando bajan desde Lot el sobrino de Abraham en el Génesis 19 para anunciar la destrucción de Sodoma y Gomorra, percibimos toda su fisicalidad. Estos famosos ángeles están dotados de poderes increíblemente inmensos, nada comparable con los modestos recursos militares de la tierra, me recuerda a este respecto el ángel enviado contra el rey asirio Senaquerib en 2 Reyes 19.31 35 que en un abrir y cerrar de ojos exterminó a 185000 hombres.

Sin embargo, llegamos a Dios Yahvé, el menos tranquilizador de todos, un despiadado, sanguinario, vengativo, rencoroso, dictador, enojado y todos los que tienen más. A este respecto, sólo informo de una pequeña parte de las pruebas porque el 95% de los cristianos nunca han leído el texto sagrado y son conscientes de la clase de maldad de la que su dios era capaz.

NÚMEROS 11.1

Ahora la gente empezó a quejarse mal a los oídos del Señor. El Señor los escuchó y su indignación se encendió, y el fuego del Señor ardió en medio de ellos y devoró el final del campamento.

NÚMEROS 15.32

Mientras los israelitas estaban en el desierto, encontraron a un hombre recogiendo leña en el día de reposo.

33 Y los que lo encontraron recogiendo leña, lo llevaron a Moisés, a Aarón y a toda la congregación.

34 Lo pusieron bajo vigilancia, porque aún no se había determinado lo que se le iba a hacer.

35 El Señor le dijo a Moisés: «El hombre debe morir; toda la congregación lo apedreará fuera del campamento».

NÚMEROS 16 35

Un fuego salió de la presencia del Señor y devoró a los doscientos cincuenta hombres que ofrecían incienso.

NÚMEROS 31

El Señor le dijo a Moisés: 2 «Toma la venganza de los israelitas contra los madianitas, entonces te reunirás con tus ancestros. 3 Moisés dijo al pueblo: «Movilizad entre vosotros hombres para la guerra, y que marchen contra Madián para llevar a cabo la venganza del Señor sobre Madián. 4 Enviará mil hombres a la guerra por las tribus de todas las tribus de Israel. 5 Así fueron proporcionados por los miles de Israel mil hombres por tribu, es decir, doce mil hombres armados para la guerra. 6 Moisés envió a esos mil hombres por tribu a la guerra, y con ellos a Pincas, hijo del sacerdote Eleazar, que llevaba las cosas sagradas, y tenía en su mano las trompetas de aclamación. 7 Así que marcharon contra Madián, como el Señor había ordenado a Moisés, y mataron a todos los varones. 8 También mataron a los reyes de Madián Evi, Rekem, Sur, Ur y Reba, es decir, cinco reyes de Madián, además de sus caídos, y también mataron a Balaam el hijo de Beor con la espada. 9 Los hijos de Madián tomaron cautivas a las mujeres de Madián y a sus hijos, y saquearon todo su ganado, todos sus rebaños y todos sus bienes. 10 Incendiaron todas las ciudades en las que habitaban y todas sus expectativas. 11 Se llevaron todo su botín y toda su presa, gente y ganado. 12 Y trajeron los cautivos, el botín, el botín y el despojo a Moisés, al sacerdote Eleazar y a la congregación de los hijos de Israel, acampados en las estepas de Moab, junto al Jordán, delante de Jericó.

13 Moisés, el sacerdote Eleazar y todos los príncipes de la congregación salieron a su encuentro fuera del campamento. 14 Moisés estaba enojado con los comandantes del ejército, jefe de miles y jefe de cientos, que regresaban de esa expedición de guerra. 15 Moisés les dijo: «¿Habéis dejado vivas a todas las hembras? 16 Ellos mismos, por sugerencia de Balaam, enseñaron a los israelitas la infidelidad al Señor en el asunto de Peor, por lo cual vino el azote en la congregación del Señor. 17 Matad a todo varón de entre los niños y matad a toda mujer que se junte con un hombre; 18 pero a todas las doncellas que no se junten con los hombres, mantenedlas vivas para vosotros.

NÚMEROS 21.3

El Señor escuchó la voz de Israel y puso a los cananeos en sus manos; Israel prometió exterminar a los cananeos y sus ciudades, y ese lugar se llamó Corm.

NÚMEROS 21.6

El Señor envió serpientes venenosas al pueblo, que lo mordieron, y murieron muchos israelitas.

NÚMEROS 25.6

6 Y he aquí que uno de los israelitas vino y trajo una mujer madianita a sus hermanos, ante los ojos de Moisés y de toda la congregación de los israelitas, mientras lloraban a la entrada de la tienda de la congregación.

7 Viendo esto, Pincas, hijo de Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, se levantó en medio de la congregación y tomó una lanza en su mano,

8 Siguió al hombre de Israel a la tienda y los atravesó a ambos, al hombre de Israel y a la mujer, en el bajo vientre. Y el azote cesó entre los israelitas.

9 Veinticuatro mil murieron de ese flagelo.

NÚMEROS 31.17

Ahora mata a cada hombre entre los niños, y mata a cada mujer que se une a un hombre;

18 Pero todas las doncellas que no se unan a los hombres, mantenedlas vivas para vosotras.

LEVÍTICO 10.11

Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron cada uno un brasero, y pusieron fuego y perfume en él, y ofrecieron ante el Señor un fuego ilegítimo, que el Señor no les había ordenado.

2 Pero un fuego se apartó del Señor y los devoró, y murieron así ante el Señor.

DEUTERONOMIO 13.6

En cuanto a ese profeta o ese soñador, debe ser ejecutado, porque propuso la apostasía del Señor, de tu Dios, que te sacó de la tierra de Egipto y te redimió de la condición servil, para arrastrarte fuera del camino por el que el Señor tu Dios te ordenó caminar. Así erradicarás el mal de ti mismo.

[7] Si tu hermano, el hijo de tu padre o el hijo de tu madre, o el hijo o la hija o la esposa que se apoya en tu pecho o el amigo que es como tú, te instigan en secreto, diciendo: Vamos, sirvamos a otros dioses, dioses que ni tú ni tus padres han conocido, [8]dioses de los pueblos que te rodean, cerca de ti o de ti lejos de un extremo de la tierra al otro, [9]no le escuches, no le escuches; tu ojo no lo llorará; no le perdones, no cubras su culpa. Debes matarlo: que tu mano sea la primera en matarlo; luego la mano de todo el pueblo; [11] apedréalo y déjalo morir, porque ha tratado de arrastrarte del Señor tu Dios que te sacó de la tierra de Egipto, de la condición servil. Todo Israel lo sabrá y lo temerá, y no cometerá una acción tan perversa entre vosotros.

DEUTERONOMIO 17.2

Si hay un hombre o una mujer en medio de ti, en una de las ciudades que el Señor tu Dios está a punto de darte, que hace el mal a los ojos del Señor tu Dios, transgrediendo su pacto, [3] y que va y sirve a otros dioses, y se postra ante ellos, ante el sol o la luna, o ante todo el ejército del cielo, en contra de mi orden, [4] cuando se te informe de esto o hayas oído hablar de ello, infórmales diligentemente; Si es verdad, si es verdad, si es verdad, si tal abominación se comete en Israel, [5] entonces llevarás a las puertas de tu ciudad al hombre o mujer que haya cometido esa mala acción, y apedrearás a ese hombre o mujer hasta la muerte. 6] El que muera será condenado a muerte por el testimonio de dos o tres testigos; no será condenado a muerte por el testimonio de un solo testigo. La mano de los testigos será la primera en hacerle morir; luego la mano de todo el pueblo; así erradicará el mal en su medio.

DEUTERONOMÍA 20

Cuando te acercas a una ciudad para atacarla, primero le ofreces la paz. 11 Si aceptas la paz y te abre sus puertas, todos los pueblos que estarán allí serán tributarios de ti y te servirán. 12 Pero si no hace las paces con vosotros y quiere la guerra, entonces la asediaréis. 13 Cuando el Señor tu Dios lo haya entregado en tu mano, herirás a todos los varones a filo de espada; 14 pero las mujeres, los niños, el ganado y todo lo que haya en la ciudad, y todo su botín, lo tomarás como presa; comerás el botín de tus enemigos que el Señor tu Dios te ha dado.

EXODO 32.26

¡Señor, ven a mí!» Todos los hijos de Levi se reunieron a su alrededor. Les gritó: «Dice el Señor, el Dios de Israel: Cada uno de ustedes mantenga su espada a su lado. Pasar por el campamento de una puerta a otra, y volver a pasar por el campamento: matar cada uno a su hermano, cada uno a su amigo, cada uno a su pariente.

Los hijos de Leví actuaron de acuerdo a la orden de Moisés, y ese día perecieron unos tres mil hombres del pueblo.

Salmos 137,9

¡Bendito sea el que agarra a tus hijos y los lanza contra la roca!

Cesare Valocchia

Cesare Valocchia nació en Roma en 1970. Técnico experto en telecomunicaciones con cursos especializados en fibras ópticas y transmisión de datos a sus espaldas, cultiva dos pasiones: el voluntariado y la ufología. Instructor de maniobras de reanimación cardiopulmonar para adultos y niños, recopiló sus experiencias como voluntario sobre los medios del servicio nacional de emergencias sanitarias 118 en Roma en un libro electrónico titulado «No me des las gracias«. Su lema es: Ayudar a los que sufren es el mejor pago. Desde principios de los 90 se ocupa de avistamientos y desde 2011 se ocupa personalmente del sitio de ufología www.myuforesearch.it del que es responsable. Su investigación sobre el vínculo entre las apariciones marianas y el fenómeno OVNI está disponible en su sitio web. Es miembro del Cun (Centro Nacional OVNI), en cuya revista oficial se publicó su estudio sobre objetos voladores no identificados en Medjugorje en mayo de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *