fbpx

Ovni en Fátima

La crónica de un avistamiento increíble.

Lo que realmente ocurrió en Fátima durante las apariciones? lo que ha salido de este análisis es desconcertante. Parece haber sido el mayor caso ufológico del siglo XX. Un Watergate cósmico destinado a enterrar durante más de 70 años una realidad que sería imposible en nuestros días, imagínese en 1917 cuando nadie pensaba en extraterrestres o platillos voladores. La iglesia (ampliamente reconstruida) ha alterado descaradamente el relato de los hechos reales, ya que no se pueden conciliar con la imagen ahora estereotipada de la Virgen, omitiendo, distorsionando e interpretando a su criterio la historia de los tres pastorcitos Lucía, Jacinta y Francesco, de 10, 7 y 9 años respectivamente, testigos del encuentro con la definición de Nuestra Señora.
Cova de Iria, el lugar de las apariciones, ya había estado en el centro de las historias de eventos paranormales en 1915 y 1916, seres transparentes que no podían ser claramente definidos se revelaron a algunos niños, incluyendo a Lucía, como para prepararla para su primer encuentro con Nuestra Señora. En un principio, las entidades definidas como ángeles, luego un ser que parecía estar envuelto en una sábana blanca cuya fisonomía no era realmente distinguible apareció sobre una encina, dentro de un cono de luz que venía de arriba. Otro que parecía un joven de unos 15 años era más blanco que la nieve y se volvió tan transparente como un cristal para el Sol. No menos importante es la descripción de la joven mujer que la Iglesia Católica ha hecho pasar por la Virgen María.
De hecho, esta llevaba una falda estrecha que le llegaba hasta la rodilla, con un manto blanco que también le cubría la cabeza como un mono a cuadros con dobladillos dorados.


Un relicario puntiagudo alrededor de su cuello.


El canónigo Formigao, Patriarca de Lisboa, uno de los muchos representantes del clero que participaron en los interrogatorios, fue uno de los que omitió tales descripciones porque el vestido así descrito era demasiado breve para la época y podría haber invalidado la aparición. Pero el trabajo de encubrimiento no sólo alteró la apariencia de la «Virgen», consideremos que el medallón que llevaba alrededor de su cuello fue interpretado en 1922 como una «bola» y más tarde en 1942 en las representaciones se convirtió en «corazón inmaculado de María». Las mismas afirmaciones fueron objeto de manipulación. Cuando el canónigo Formigao preguntó a Lucía quién creía que era la joven que se había aparecido, Lucía respondió: «No creo que fuera la Virgen».
Este trabajo de la Iglesia de hacer pasar una verdad por otra se encuentra también en el interrogatorio de Bernadette Soubirous en Lourdes.


La muchacha que presenció la aparición cuestionada por el comisario Jacomet utiliza el término «Aquero», que en dialecto provenzal significa «aquel allí» o «aquella cosa», para indicar la mujer de la aparición. De hecho, Bernadette no dijo que fuera la Virgen.
Dada la prematura muerte de Jacinta y Francisco, fue un juego fácil para la Iglesia de la época manipular los acontecimientos y hacer tierra quemada alrededor del único testigo que quedaba, Lucía, que fue enviada primero al asilo, luego alejada de sus afectos más cercanos y le prohibió cualquier contacto, de modo que cualquier carta o solicitud para poder hablar con otras personas fuera de su familia fue filtrada río arriba.

Demos un paso atrás, los acontecimientos que llevaron al encuentro con la «Virgen María» fueron ampliamente predichos por dos grupos de psíquicos, uno de Lisboa y otro de Oporto, también se ha comprobado que no se conocían entre sí, tanto por canalización como por escritura automática recibieron un mensaje de otro plano astral que luego se transcribió y que predijo la aparición. Los mensajes se publicaron en un artículo de tres famosos periódicos de la época, «Il Giornale della notizia» de Lisboa y «La Libertà» de Oporto.
Los invito a investigar a fondo en caso de que la dinámica que llevó a los psíquicos a declarar en los dos periódicos con 3 meses de anticipación la advertencia de que algo trascendental, con implicaciones de gran alcance ocurriría el 13 de mayo. Sin embargo, el contenido y el significado concreto de este mensaje había sido bastante inescrutable. Fue leído:

No juzgue. Aquel a quien juzgaste no estaría contento con tus prejuicios. «Ten fe y sé paciente. No es nuestra costumbre predecir el futuro. El misterio del futuro es impenetrable, aunque a veces Dios permite que se abra un rincón del velo. Ten fe en ti mismo y en la profecía. El 13 de mayo, será de gran felicidad para las buenas almas del mundo. Tengan fe y sean buenos. Ego Sum Charitas («Yo soy el amor»). Siempre a tu lado tendrás a tus amigos, que te guiarán en tu trabajo. Ego Sum Charitas. La luz brillante de la estrella matutina ilumina el camino.

❖ Morning Star
El mensaje está transcrito en su mayor parte en portugués, excepto dos expresiones repetidas, «Ego Sum Charitas», así como la firma «Morning Star», ambas en latín. La última frase y la firma, sin embargo, parecen estar escritas con normalidad, de hecho no requieren un espejo para ser leídas. Además, cabe señalar que, al parecer, esta última frase fue escrita con una letra diferente.
No es un acto de fe aceptar que este mensaje de «escritura automática» estaba de alguna manera relacionado con los eventos de las apariciones de Fátima, las cuales, como el propio mensaje afirma, comenzaron el 13 de mayo del mismo año. No hay ningún otro acontecimiento en la historia de esa época y de Portugal que pueda considerarse lo suficientemente relevante o extraordinario como para ser identificado como el acontecimiento revelado durante la reunión psíquica.
Además, el grupo decidió poner avisos en la prensa sobre su experiencia mucho antes de los eventos del 13 de mayo. Un examen del contenido del mensaje, muestra que la fuente no fue el espíritu de un «hombre muerto», de hecho la firma «Morning Star», es en realidad bastante pomposo.
¿Pero quién es el Morning Star?
A lo largo de los siglos, la «Estrella Matutina» o «Morning Star» en latín se ha referido a Venus, así como a la Virgen María.

Una curiosidad: Muchos secuestrados en los Estados Unidos, pero no a principios de los 70, afirmaron haber sido secuestrados por seres de Venus.

En su libro Fátima, Antero de Figueiredo, muestra cierta familiaridad con el mensaje a través de la «escritura automática» descrita anteriormente, definiendo a Nuestra Señora como la «Estrella Matutina». El Alquimista Fulcanelli dijo, «la Virgen Celestial todavía se llama la Estrella de la Mañana, la Estrella de la Mañana, porque para millones de personas representa el esplendor divino».
En la Biblia, en cambio, Isaías 14:3-20 llama a Lucifer de la misma manera, «Estrella de la mañana» una coincidencia?


«12 ¿Cómo es que caíste del cielo,
estrella de la mañana, hijo del amanecer?
¿Cómo es que aterrizaste?
¿ustedes que pisotearon las naciones?»


Está claro que muchos millones de personas creen que fuiste tú, la Madre de Jesucristo, quien se apareció en Cova da Iria el 13 de mayo.
La pregunta es: ¿Quién apareció en Fátima?


Llegamos entonces a la mañana del 17 de octubre de 1917, día que la Virgen María había predicho meses antes a los tres niños pastores que se produciría un gran acontecimiento.
Ese día en Cova de Iria había alrededor de 50.000 personas de todo el mundo, ateos, creyentes, estimados profesionales, periodistas, médicos, ingenieros, toda la sociedad.


Lo que fue revelado sobre el movimiento del Sol. Nuestra estrella comenzó un «baile» que ningún ser humano había presenciado antes. El relato de ese día proviene de uno de los más estimados documentalistas históricos de la época, el profesor L. Gonzaga da Fonseca, que informa sobre un día lluvioso desde la mañana y de Lucía que de repente grita a la multitud reunida: «¡Mira el sol!». De repente la lluvia se detiene y aparece el disco solar, como una luna plateada que gira sobre sí misma como una rueda de fuego, proyectando en todas direcciones rayos de luz amarilla, azul, púrpura, verde, roja que colorean todo lo que encuentran.
De repente el disco parece «despegarse» parece caer sobre la multitud, todos gritan «¡milagro! ¡milagro! ¡milagro! Se lanzan al suelo en el barro, asustados, el Sol para los demás en cambio baja como una hoja a merced de un vórtice y luego recupera la altitud. Otro testimonio de honor proviene de un próximo profesor de la Universidad de Coimbra, el Dr. José María Proenca de Almeida Garret, que se encontraba a unos cien metros de la encina donde se aparecía la Virgen María. Describe el Sol saliendo lentamente de las nubes que oscurecían el cielo, era una estrella de color nacarado nacarado con conos distintivos que se asemejaban a un disco.
«Parecía un disco plano brillante que se diría que fue hecho con la válvula de la cáscara.» «Es asombroso que durante tanto tiempo fuera posible mirar a la estrella sin la más mínima molestia para los ojos.» Un detalle muy interesante de la historia no sólo relacionado con este «Sol» que parece lanzarse contra la multitud y caer sobre ella es que hubo un repentino aumento de la temperatura.


La multitud estaba completamente empapada por la lluvia que acababa de caer, pero después del paso del disco se secó en un instante!
Una serie de fenómenos similares a los avistamientos modernos.
Otra confirmación de que se registró algo anómalo es que ningún observatorio astronómico reconoció ningún fenómeno natural como un eclipse.
El mismo Avelino d’Almeida, redactor jefe de «O Seculo», un conocido periódico masónico liberal y anticlerical, describió los mismos hechos de la multitud porque él estaba presente en el evento. Que esta fenomenología no fue el resultado de una alucinación colectiva debido al momento místico es evidente ya que los eventos fueron observados a varios kilómetros de la Cova de Iria. Concretamente, el Reverendo Ignacio Pereira, que en ese momento tenía 9 años, estaba en su escuela en la cima de una colina, desde donde vio al sol zigzagueando y fingiendo caer.
Aún más lejos, a 35 km, el poeta Alfonso López Vieira se dio cuenta de que el Sol había sido tomado por el «frenesí». Es evidente que si la visión hubiera sido de alguna manera el resultado del clima de devoción, interpretado por la mayoría en un momento de recogimiento, el fenómeno se habría localizado sólo en Cova de Iria y no podría haber influido en los testigos lejanos que se encontraban en las más variadas tareas.


Una confirmación posterior del paso de objetos voladores desconocidos en los momentos previos a la aparición, la reunión de la multitud y el «Sol Danzante» proviene del testimonio del Vicario General de Leira durante la quinta aparición, es decir, la del 13 de septiembre de 1917. Mezclado con una multitud de unas 20.000 personas, el vicario vio claramente un globo luminoso que se movía lentamente hacia el oeste y que desaparecía en dirección al Sol.
Historias y numerosos testimonios apoyados también por un estudio científico que excluía la posibilidad de una ilusión colectiva, han dado un cuadro impensable en el que aparecía una entidad femenina y presumiblemente su naturaleza no es humana. Va acompañado de objetos voladores desconocidos que intentan, a través de «signos divinos», fortalecer la fe en el catolicismo. ¿Por qué no te aclaras y sigues subiendo a la ola de la creencia cristiana por medio de artificios para impresionar y mantener viva la atención con mensajes de conversión, rezo del Rosario, advertencias y luces?


PRIMERA PÁGINA DEL PERIÓDICO O Século 15 DE OCTUBRE DE 1917

Esta es la primera página del periódico «O Seculo», la narración de los hechos de lo que sucedió esa mañana … ¡ahora díganme si los hechos en cuestión no nos dan cuenta de un verdadero contacto masivo con un avión extraterrestre!


(PT)
« COISAS ESPANTOSAS! COMO O SOL BAILOU AO MEIO DIA EM FÁTIMA
[…] O sol nasce, mas o cariz do céu ameaça tormenta. As nuvens negras acastelam-se precisamente sobre as bandas de Fátima. […] Pelas dez horas, o ceu tolda-se totalmente e não tardou que entrasse a chover a bom chover. […] A criança afirma que a Senhora lhe falou mais uma vez, e o céu, ainda caliginoso, começa, de subito, a clarear no alto; a chuva pára e presente-se que o sol vae inundar de luz a paizagem. […]
A hora antiga’ é a que regula para esta multidão, que calculos desapaixonados de pessoas cultas e de todo o ponto alheias ás influencias misticas computam em trinta ou quarenta mil creaturas… A manifestação miraculosa, o sinal visivel anunciado está prestes a produzir-se – asseguram muitos romeiros… E assiste-se então a um espectáculo unico e inacreditavel para quem não foi testemunha d’ele. Do cimo da estrada, onde se aglomeram os carros e se conservam muitas centenas de pessoas, a quem escasseou valor para se meter à terra barrenta, vê-se toda a imensa multidão voltar-se para o sol, que se mostra liberto de nuvens, no zenit. O astro lembra uma placa de prata fosca e é possivel fitar-lhe o disco sem o minimo esforço. Não queima, não cega. Dir-se-hia estar-se realisando um eclipse. Mas eis que um alarido colossal se levanta, e aos espectadores que se encontram mais perto se ouve gritar:
– Milagre, milagre! Maravilha, maravilha! Aos olhos deslumbrados d’aquele povo, cuja atitude nos transporta aos tempos biblicos e que, palido de assombro, com a cabeça descoberta, encara o azul, o sol tremeu, o sol teve nunca vistos movimentos bruscos fóra de todas as leis cosmicas – o sol «bailou», segundo a tipica expressão dos camponeses. »

(IT)
«¡COSAS FENOMENALES! COMO LA BOLA DEL SOL A MEDIODÍA EN FÁTIMA
[…] Sale el sol, pero la apariencia del cielo amenaza el tiempo. Nubes negras se amontonan sobre la multitud de Fátima. […] A las diez en punto el cielo se oscurece por completo y pronto cae una fuerte lluvia. […] Los niños dicen que la Dama les había hablado una vez más y que el cielo, al principio brumoso, inmediatamente comenzó a aclararse; cesa la lluvia y aparece el sol que inunda el paisaje de luz. […]
El tiempo de la mañana es la regla para esta multitud, que los cálculos imparciales de personas educadas y muy respetadas, secuestrados como por influencia mística, cuentan en treinta o cuarenta mil criaturas … La manifestación milagrosa, el signo visible anunciado está a punto de producirse – aseguran muchos peregrinos … Y hay un espectáculo único e increíble para quienes no lo presenciaron. Desde la cima del camino, donde se amontonan los carros y se detienen cientos de personas, que carecen de la voluntad de ponerse en la tierra fangosa, vemos a toda la inmensa multitud girando hacia el sol, que se muestra libre de las nubes, en el cenit. La estrella se parece a un disco de plata oscura y se puede arreglar sin el menor esfuerzo. No arde, no ciega. Un eclipse parece cumplirse. Pero aquí surge un grito colosal, y de los espectadores que están más cerca se les puede escuchar gritar: «¡Milagro, milagro! ¡Maravilla, maravilla! «A los ojos atónitos de esa multitud, cuya actitud nos lleva de vuelta a los tiempos bíblicos y que, pálido por la sorpresa, con la cabeza descubierta, mira al azul (cielo), el sol tembló y sus movimientos nunca se vieron bruscamente. De todas las leyes cósmicas, el sol «bailaba», según la típica expresión de los campesinos. »
(Avelino de Almeida, «O Século», Lisboa (edição da manhã) 37 (l2.876) 15 Out. 1917, p.1 columnas 6-7; p.2 col.1)
Avelino de Almeida volvió al tema unos días después de las páginas de la Ilustración Portuguesa, escribiendo en particular:
«Milagro, ¿qué gritó la gente? Fenómeno natural, ¿qué dicen los expertos? Por el momento, esto no me concierne. Solo digo lo que vi. El resto es una cuestión de ciencia y de la Iglesia »
(Avelino de Almeida, Ilustração Portuguesa del 29 de octubre de 1917 [3])

Otras historias del evento:

«El sol, en un momento rodeado por una llama escarlata, en otro rodeado por un halo amarillo y morado, parecía tener un movimiento excesivamente rápido y arremolinándose, a veces parecía estar separado del cielo y acercarse a la tierra, irradiando un fuerte calor. »
(Dr. Domingos Pinto Coelho, del periódico católico Ordem [4])
«A la una de la tarde, mediodía según la hora solar, la lluvia paró. El cielo, gris perla, iluminaba el vasto paisaje árido con una luz extraña. El sol estaba como cubierto con un velo transparente para que los ojos pudieran arreglarlo fácilmente. El color gris nácar cambió a un tono plateado. Las nubes se alejaron y el sol plateado, envuelto en una luz gris, fue visto girando y girando en el círculo que se abría en las nubes. La luz […] cambió a un hermoso azul, como si hubiera pasado por las ventanas de colores de una catedral, y yacía en la multitud que estaba arrodillado con las manos extendidas. […] La gente lloraba y rezaba con la cabeza descubierta, en presencia del milagro que habían estado esperando. Los segundos parecían horas de lo intensos que eran. »
(Del periódico de Lisboa O dia del 17 de octubre de 1917 [5])
«De repente escuché el clamor de cientos de voces y vi que la multitud dispersada a mis pies […] dio la espalda al lugar donde, hasta ese momento, su espera se había concentrado y miró hacia el sol al otro lado. También me volví al punto que atrajo la mirada de todos y pude ver el sol aparecer como un disco muy claro, con contornos afilados, que brillaba sin ofender la vista. No podía confundirse con el sol visto a través de una niebla (que no estaba en ese momento) porque no estaba velado ni atenuado. En Fátima mantuvo su luz y calor y se destacó contra el cielo con sus contornos afilados, como una gran mesa de juego. Lo más sorprendente fue poder contemplar el disco solar, durante mucho tiempo, brillando con luz y calor, sin dañar los ojos ni dañar la retina.

Durante este tiempo, el disco del sol no se quedó quieto: tuvo un movimiento vertiginoso, [pero] no como el brillo de una estrella en todo su esplendor, porque se volvió sobre sí mismo en vueltas locas. Durante el fenómeno solar que acabo de describir, también hubo un cambio de color en la atmósfera. Mirando hacia el sol, noté que todo se estaba oscureciendo. Primero miré los objetos más cercanos y luego extendí mi mirada hacia los campos hasta el horizonte. Vi que todo tomaba el color de la amatista. Los objetos a mi alrededor, el cielo y la atmósfera, eran del mismo color. Todo, tanto cerca como lejos, había cambiado, tomando el color de un viejo damasco amarillo. La gente parecía sufrir ictericia y recuerdo haber sentido una sensación de diversión al ver a la gente tan fea y desagradable. Mi propia mano era de ese color. Entonces, de repente, se escuchó un clamor, un grito de angustia estalló de todos. El sol, girando violentamente, pareció separarse repentinamente del firmamento y, rojo como la sangre, avanzó amenazadoramente hacia la tierra como para aplastarnos con su inmenso y ardiente peso. Durante esos momentos sentí una sensación realmente terrible. Todos los fenómenos que describí fueron observados por mí en un estado mental tranquilo y sereno, sin ninguna perturbación emocional. Interpretarlos y explicarlos es tarea de otros. Finalmente, debo declarar que nunca he presenciado tales fenómenos atmosféricos o solares antes o después del 13 de octubre de 1917. »


(José María Proença de Almeida Garrett, profesor de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad de Coimbra [6])


«Las nubes se abrieron y el sol en su cenit apareció en todo su esplendor. Comenzó a girar vertiginosamente sobre su eje, como el fuego artificial más magnífico imaginable, tomando todos los colores del arco iris y arrojando destellos de luz multicolor. Este espectáculo sublime e incomparable, que se repitió tres veces, duró unos diez minutos. La inmensa multitud, abrumada por la evidencia de este tremendo prodigio, cayó de rodillas. »
(Manuel Nunes Formigão, profesor sacerdote en el seminario de Santarem [7])

«Me siento incapaz de describir lo que vi. Miré al sol, que parecía pálido y no lastimaba los ojos. Parecía una bola de sol girando sobre sí misma. De repente, pareció zigzaguear amenazando la tierra. Aterrorizado, corrí y me escondí entre la multitud, que lloraba y esperaba que el fin del mundo fuera inminente. »
(Joaquim Maria Lourenço, que estaba en Alburitel, a 18 km de Fátima [8])

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *