fbpx

Lourdes: la historia de las apariciones y la conexión con el mayor avistamiento de ovnis en masa

Hace ciento cincuenta años, en 1858, la Virgen María se apareció dieciocho veces en la gruta de Massabielle, no lejos de la ciudad de Lourdes, a la joven de catorce años Bernadette Soubirous, en el período comprendido entre el 11 de febrero y la tarde del 16 de julio. Estas breves notas sobre la crónica de esos días y algunas de las palabras y testimonios reportados en esos días por la propia Bernadette recuerdan los eventos.


11 de febrero
Jueves: primera aparición


Bernadette sale de la casa con su hermana Toinette y su amiga Jeanne Baloum para recoger un poco de leña en los terrenos comunales cerca del río Gave. Incapaz de cruzar el río sin mojarse los pies, comenzó a quitarse las medias, cuando, para citar sus palabras, «escuché un ruido como si hubiera habido una brisa». Ella se da la vuelta, pero los álamos detrás de ella no se mueven. «Entonces», dice, «me seguí quitando los zapatos». Una ráfaga de viento otra vez. Esta vez mira en dirección a la cueva, que se ilumina, y bajo esta luz se le aparece a Bernadette una figura blanca y sonriente. «Tenía un vestido blanco, un velo blanco, un cinturón azul y una rosa amarilla en cada pie. Incluso sus cuentas del rosario eran amarillas. Me sorprendió. Pensé que estaba equivocado. Arrugué los ojos y volví a mirar. Solía ver a la misma dama todo el tiempo. Puse mi mano en el bolsillo y tomé la corona. Quería hacer la señal de la cruz, pero no podía llevar mi mano a la frente. Me tocó a mí. Entonces estaba tan asustada, y mi mano temblaba. Pero no me fui. La señora tomó la corona que tenía en el brazo e hizo la señal de la cruz; yo también traté de hacerlo entonces y lo logré. Tan pronto como hice la señal de la cruz, el gran miedo que me había llevado desapareció. Me arrodillé y recité mi corona con la bella dama. La visión hizo que los granos de sus cuentas de rosario fluyeran, sin mover los labios. Al final del rosario me saludó, pero no me atreví. Entonces la bella dama desapareció de repente».
En el camino de regreso, Bernardita habló con su hermana y amiga sobre lo que había visto y le hizo prometer que no se lo revelaría a nadie, pero Toinette confió en sus padres quienes, por la noche, interrogaron a Bernardita y le prohibieron ir de nuevo a la cueva. Después de esta primera aparición, que tuvo lugar alrededor del mediodía, todas las demás tuvieron lugar por la mañana, excepto la decimocuarta y la decimoctava que tuvieron lugar por la tarde.


14 de febrero
Domingo: segunda aparición

Es el domingo anterior al Miércoles de Ceniza. Bernadette dice: «Volví a la cueva por segunda vez el domingo siguiente. Lo recuerdo bien porque me sentí impulsado por una fuerza interior. Mi madre me prohibió ir allí. Después de la misa solemne, junto con los otros dos compañeros, fuimos de nuevo a pedirle a la Madre que me enviara a la cueva. Ella no quiso hacerlo en absoluto. Tenía miedo de que me cayera al agua y no volviera a tiempo para las vísperas. Le prometí que lo haría. Luego me dejó ir. Antes de irme, fui a la parroquia con una pequeña botella para conseguir un poco de agua bendita. Cuando llegamos al lugar, cada uno de nosotros tomó su corona y se arrodilló para rezar el rosario. Acababa de terminar los primeros diez del rosario y vi aparecer a la misma señora. Inmediatamente comencé a tirarle agua bendita, diciéndole que se quedara, por si venía de Dios, o que se fuera. Y me apresuré a tirarle agua. Me sonrió e inclinó la cabeza».
Bernadette es secuestrada en éxtasis, sus compañeros no pueden moverla y huyen asustados para pedir ayuda. El molinero Nicolau, con su energía, apenas podrá despegarla de allí. Se está empezando a correr la voz. La madre está preocupada y renueva la prohibición de volver a la cueva.


18 de febrero
Jueves: tercera aparición


La rica señora Milhet, movida por la curiosidad, le arrebató a su madre el permiso para llevar a la niña de vuelta a Massabielle, y ordenó a Bernardita que le preguntara el nombre de la figura que se le aparecía, poniendo en su mano papel, pluma y tintero: «¿Tendría la bondad de escribir su nombre? Bernardita escuchó así por primera vez la voz de aquella señora, que le respondió: «No es necesario». Y con sorprendente amabilidad le pregunta a Bernadette, «¿Tendrías la bondad de venir aquí por quince días?» Bernadette dice: «Dije que sí. Además, añadió que no me prometía felicidad en este mundo sino en el otro. Volví a la cueva por quince días. La visión se me apareció todos los días excepto un lunes y un viernes».


19 de febrero
Viernes: Cuarta aparición


La aparición dura un cuarto de hora. Bernadette sostiene la vela que le dio su madrina, Bernarde Castérot, con quien llegó a la cueva junto con una decena de personas. La bella dama simplemente le sonrió en silencio y Bernadette le respondió con gestos: «Ella saludó con las manos y la cabeza», dijo su amigo Josèphe Barinque: «Fue un placer verla, como si toda su vida no hubiera hecho otra cosa que aprender a hacer esos saludos». No sabía hacer nada más que vigilarla».

20 de febrero
Sábado: quinta aparición

Cuando Bernardita comienza el rosario esperando que la señora blanca se le aparezca, hay treinta personas a su alrededor. Incluso ese día, 20 de febrero, la visión dura un cuarto de hora. Durante la reunión, los párpados de Bernadette «no se caen, ni siquiera cuando inclina la cabeza para saludar», dice Rosine Cazenave.


21 de febrero
Domingo: sexta aparición


También esta vez, el primer domingo de Cuaresma, sin palabras, sólo gestos y sonrisas. Por la tarde, Bernadette es interrogada por el Comisario Jacomet, convencida de que la historia es un montaje. Es aquí donde empieza a utilizar el término Aquerò -que en el dialecto de Lourdes significa Aquella cosa- para referirse a lo que ve: «Entonces, Bernadette, ¿vas a Massabielle todos los días?» «Sí, señor». «¿Y ves algo bueno en ello?» «Sí, señor». «Así que, Bernadette, ¿ves a la Santa Virgen?» «No digo que haya visto a la Virgen Santa». «Ah, bien. No viste nada». «Sí. Vi algo». «Entonces, ¿qué viste?» «Algo blanco». «¿Algo o alguien?» «Aquerò / Esa cosa tiene forma de chica.» «¿Y no te dijo que soy la Virgen Santa?» «Aquerò no me lo dijo».

23 de febrero
Martes: séptima aparición


Obedeciendo a la intimidación del comisario, el padre de Bernardita le prohibió volver a la cueva el lunes. Por el momento obedece, pero por la tarde una fuerza irresistible la lleva de vuelta a Massabielle. La aparición, sin embargo, no ocurre. Al día siguiente, los padres retiraron la prohibición y esta vez la aparición duró una hora, ante una multitud de ciento cincuenta personas. Durante el éxtasis, Elénoire Pérand, que un año más tarde entró en las monjas de San Vicente de Paúl, pinchó a Bernadette con un alfiler. La chica no tiene ninguna reacción al dolor. Aquerò le enseñò una oraciòn sòlo para ella, que Bernadette recitarìa cada dìa por el resto de su vida, y le confiò tres secretos, que Bernadette dijo que eran sòlo para ella.

24 de febrero
Miércoles: octava aparición

En este día la bella dama tiene por primera vez un mensaje para todos: «Hoy Aquerò ha pronunciado una nueva palabra: ¡Penitencia! Añadió: «Oraréis a Dios por la conversión de los pecadores». Y yo dije: «Sí». Me preguntó si eso me molestaba. Dije que no. Luego me rogó que me subiera de rodillas al fondo de la cueva y que besara la tierra en señal de penitencia por los pecadores.

25 de febrero
Jueves: novena aparición


El origen de la fuente de agua situada en el fondo de la gruta, que hoy en día alimenta los estanques y fuentes de Lourdes, se remonta a este día.
Ante quinientas personas, Bernardita comienza a caminar de rodillas por la ligera pendiente que lleva al fondo de la cueva, besando la tierra. Siguiendo las indicaciones de Aquerò, cava un pequeño agujero con las manos y después de haber tirado el agua tres veces porque estaba sucia la cuarta vez logra beberla.


27 de febrero
Sábado: Décima aparición


Esta vez esa cosa sólo sonríe. Bernadette vuelve a realizar los gestos de dos días antes: avanza besando la tierra, sube al fondo de la cueva y bebe de nuevo el agua que brota de la tierra.


28 de febrero
Domingo: Undécima aparición


Un funcionario enviado para comprobar la situación registra la presencia de 1.100 personas durante la aparición, que tiene lugar de la misma manera que el día anterior. Por la tarde Antonie Clarens preguntó a Bernadette sobre los «extraños» ejercicios que Aquerò le pidió que hiciera: «La visión me ordenó que lo hiciera por penitencia», ella respondió, «primero por mí y luego por los demás». Aclara la pregunta: «¿Le han dado alguna comunicación… o le han asignado alguna misión?» «No, todavía no.» Por la noche, algunos canteros de Lourdes fueron a la gruta y cavaron en el lugar donde Bernadette se inclinó para beber. A partir de ese momento, el agua comienza a brotar abundante y clara.


1 de marzo
Lunes: Duodécima aparición


Ante 1.500 personas, Bernardita repite los mismos gestos de penitencia. El joven sacerdote Antoine Dézirat observaba atentamente: «Bernadette, mientras rezaba su rosario, apenas movía los labios, pero por su actitud, por sus rasgos faciales, se veía que su alma había sido secuestrada. La sonrisa superó toda expresión… Sólo Bernardita vio la aparición, pero todos tuvieron la sensación de su presencia… Pensé que estaba en la antesala del Paraíso». Más tarde, Catherine Latapie, una joven embarazada con una mano paralizada, se siente empujada hacia la cueva, hunde su mano en el agua del manantial y de repente se cura de su enfermedad. Será el primer milagro reconocido por la Iglesia y atribuido a Nuestra Señora de Lourdes.


2 de marzo
Martes: decimotercera aparición

Así es como Bernardita recuerda los acontecimientos de ese día: «Me dijo que fuera a decirle a los sacerdotes que construyeran una capilla allí. Fui al vicario para decírselo».
El mensaje se recibe con frialdad. El pastor Peyramale no está seguro. Bernardita insiste en construir «una capilla, aunque sea muy pequeña». «Bien -responde Peyramale-, primero di tu nombre y haz florecer el rosal de la gruta, luego haremos la capilla para ti, que no será muy pequeña. Va a ser enorme».


3 de marzo
Miércoles: Decimocuarta aparición


Por la mañana, Aquerò no aparece. Lo hará por la tarde, a las 21 horas, explicando el motivo del «retraso»: «No me habéis visto esta mañana, porque había personas que habían venido a observar el comportamiento que habríais tenido ante mí, que no eran dignas». Bernadette le pregunta a Aquerò su nombre, pero no responde, sólo sonríe.


4 de marzo
Jueves: 15ª aparición


Es el último de la quincena. La aparición se repite en presencia de una gran multitud que espera una señal clara para todos, pero que está decepcionada. Al final del rosario rezado en presencia de Aquerò, Bernardita se interrumpió dos veces antes de completar una de esas señales de la cruz que sorprendieron a los presentes con su belleza y sencillez. La prima Jeanne Védère le pregunta: «¿Por qué empezaste a hacerlo de nuevo tres veces?» «Aquerò no lo había hecho todavía. No pude poner mi mano en la frente». «¿Por qué a veces estabas feliz, a veces triste?» «Estoy triste cuando Aquerò está triste, y sonrío cuando él sonríe.»


25 de marzo
Jueves: decimosexta aparición


Una fuerza interior empuja a Bernardita a volver a Massabielle. Aquerò vuelve a estar allí y Bernadette repite la pregunta que le sugirió el párroco: «Señorita, ¿tendría la bondad de decirme quién es usted, por favor? Aquerò sigue sonriendo en silencio, pero esta vez Bernadette insiste. Luego, levantando los ojos al cielo y uniendo los brazos a la altura del pecho, respondió: «Que soy era Inmaculada Councepciou / Soy la Inmaculada Concepción». Bernadette no entiende el significado de esas palabras. Desde la cueva hasta la casa del párroco no deja de repetirlas en voz alta por miedo a olvidarlas. El párroco sigue siendo un hombre de piedra. «¡Una dama no puede llevar ese nombre! Te equivocas, ¿sabes lo que eso significa?» Bernadette simplemente repite esas sílabas al escucharlas. Peyramale sabe que la muchacha, en su ignorancia, no puede haber inventado una definición dogmática. Y la conmoción cerebral comienza a crecer en él también.


7 de abril
Miércoles: decimoséptima aparición


Esta aparición está relacionada con el llamado «milagro de la vela». La llama de la vela que Bernadette sostiene en sus manos durante la visión durante un cuarto de hora toca las palmas de las manos de Bernadette sin quemarla. El Dr. Dozous, al observar el fenómeno, abandona su escepticismo y se convierte. En esta ocasión la Virgen Santa renueva su petición de que se construya una capilla en ese lugar.


16 de julio
Viernes: 18ª aparición


Al atardecer, Bernadette es llevada de vuelta a la cueva. La Virgen Santa está ahí, como la primera vez, para un encuentro silencioso, el último aquí en la tierra. «¿Qué te dijo?», le preguntan sus amigos, «Nada». Todo lo que tienes que hacer es verla. Y concluye: «Nunca la he visto tan hermosa».

Cesare Valocchia

Cesare Valocchia nació en Roma en 1970. Técnico experto en telecomunicaciones con cursos especializados en fibras ópticas y transmisión de datos a sus espaldas, cultiva dos pasiones: el voluntariado y la ufología. Instructor de maniobras de reanimación cardiopulmonar para adultos y niños, recopiló sus experiencias como voluntario sobre los medios del servicio nacional de emergencias sanitarias 118 en Roma en un libro electrónico titulado «No me des las gracias«. Su lema es: Ayudar a los que sufren es el mejor pago. Desde principios de los 90 se ocupa de avistamientos y desde 2011 se ocupa personalmente del sitio de ufología www.myuforesearch.it del que es responsable. Su investigación sobre el vínculo entre las apariciones marianas y el fenómeno OVNI está disponible en su sitio web. Es miembro del Cun (Centro Nacional OVNI), en cuya revista oficial se publicó su estudio sobre objetos voladores no identificados en Medjugorje en mayo de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *