fbpx

Cómo nació la visualización remota?

Parece que el ser humano ha olvidado cómo usar el cerebro… Te hace sonreír, pero tiene sentido.
También parece que con el paso de decenas de milenios ha perdido facultades psíquicas particulares, una de las cuales es la capacidad de visualizar lugares distantes en el espacio pero también en el tiempo y de describirlos con una perfección cercana al 100%.
Hoy en día sólo podemos ver con nuestros ojos, ignorando nuestra mente y nuestros sentimientos, no cuidando nuestros instintos y creyendo sólo lo que nuestros limitados sentidos físicos nos permiten ver. Tantas cosas pasan sin que nos demos cuenta.

La capacidad de ver cosas distantes en el tiempo y el espacio es sólo una de estas potencialidades. La Visión Remota puede comenzar a despertar estas habilidades dormidas que cada uno de nosotros posee. Pero, ¿cómo funciona la Visualización Remota? Imagine poder contar lo que está sucediendo a distancia, o poder describir íntimamente cada evento del pasado desde la comodidad de su propia casa, usando sólo su mente.
Esta habilidad fue utilizada durante la Guerra Fría por los soviéticos y los americanos para operaciones de espionaje, de hecho, los últimos años 60 y los primeros 70 fueron la ventana en la que los fenómenos ocultos y psíquicos comenzaron a aparecer en los Estados Unidos. El mundo de la parapsicología comenzó a reorganizarse de una manera más científica. La parapsicología se divide en varios grandes campos.

Una de ellas, por ejemplo, es la psicoquinesis, la capacidad mental de interactuar con objetos inanimados (y a veces incluso animados). Otro es el llamado NDE, del inglés «Near Death Experiences», es decir, las experiencias que las personas que se despertaron del coma tuvieron en los momentos en que estuvieron cerca de la muerte. Uno de los principales y más conocidos campos de la parapsicología, a su vez más subdividido, es el conocido como ESP, del inglés «ExtraSensory Perceptions» (Percepciones Extra Sensoriales), que generalmente se refiere a cualquier información obtenida fuera de los cinco sentidos conocidos. Entre los fenómenos de la ESP, uno de los más interesantes y misteriosos es el de la «Visión Remota» (RV), que en este momento vive una curiosa posición a medio camino entre el misterio que aún rodea sus inicios ligados a un proyecto muy secreto de la CIA en los años de la Guerra Fría, y el conocimiento público (y a veces incluso el marketing) que dan los testimonios que han ocurrido a lo largo del tiempo por los antiguos agentes que participaron en ese proyecto.

Todas las verdades sobre la Visión Remota todavía están parcialmente ocultas para nosotros, pero lo que se sabe destaca un fenómeno de increíble importancia y potencial.
Cualquiera puede aprender la habilidad, que requiere compromiso diario y tiempo, es como aprender a tocar el piano.
y luego eventualmente alcanzar la experiencia de un concertista de piano. Todo lo que necesitas es deseo, tiempo, compromiso, un buen profesor y la convicción de que puedes hacerlo. Es lo mismo para la Visualización Remota. ¿Pero cómo obtienen la información que hace que una sesión de Remote Viewing sea efectiva? Son recibidos por lo que muchos espectadores llaman comúnmente «la Matriz». «La Matriz» es un campo de información pura, no de energía.
Cada sujeto puede entrar en contacto, a través de su propia conexión, con el pensamiento general, que contiene todos los datos de cada lugar y existencia, en cada tiempo. El acto de usar estas técnicas y describir todo, en cualquier momento, y cualquier persona o situación, se llama «Visión Remota».

En 1950 Rusia probó con éxito su primera ojiva atómica. Así es como empezó la Guerra Fría. La tensión entre Oriente y Occidente creció, con el resultado de la conocida carrera de rearme. Los científicos americanos fueron empujados a tratar de aumentar el arsenal de guerra americano de todas las maneras posibles y con todos los descubrimientos posibles (se dice que incluso antiguos científicos nazis fueron contratados para este propósito). En 1970, en el punto álgido de la Guerra Fría y bajo la creciente amenaza de la dominación soviética, las autoras estadounidenses Sheila Ostrander y Lynn Schroeder publicaron un libro titulado «Psychic Discoveries Behind the Iron Curtain» (Descubrimientos psíquicos tras el telón de acero). Con ella documentaron cómo los soviéticos habían reclutado clarividentes, psíquicos, psicocinéticos, telépatas y niños prodigio para trabajar en el mundo del espionaje y el contraespionaje y los sistemas de seguridad relacionados.

El libro llamó la atención del aparato militar estadounidense hasta el punto de que en 1972 el Departamento de Defensa elaboró un documento llamado «Control del comportamiento ofensivo de la URSS». El documento confirmó el fuerte impulso soviético a la investigación y aplicación de las capacidades de comunicación telepática y telequinética, añadiendo cómo estas capacidades fueron ampliamente estudiadas y utilizadas por el ejército soviético y la KGB. En el documento también se señalaba que «el conocimiento soviético en este campo es significativamente superior al conocimiento occidental». Se temía que el uso de inteligencias «asimétricas», como el espionaje psíquico, podría dar a los rusos una gran ventaja en el campo del espionaje. Rusia estaba decididamente más abierta al mundo de lo desconocido, hacia el cual Estados Unidos era más reacio y todavía poseía muy poco conocimiento, hasta el punto de demonizar los últimos movimientos soviéticos y atribuirles capacidades mucho más allá de la realidad y temerlos seriamente.

La DIA llegó a creer que podía averiguar mucho sobre las tropas y las naves estadounidenses, analizar documentos de alto secreto, leer los pensamientos de las más altas oficinas militares estadounidenses, llevar a cabo asesinatos psíquicos e incluso hacer inofensivos los satélites y los transbordadores espaciales. En este clima de preocupación, el Pentágono decidió lanzar su propio programa de espionaje psíquico, dirigido por el INSCOM, el comando de inteligencia y seguridad de las fuerzas armadas estadounidenses. Encontrar a la persona adecuada para dirigir un proyecto para esta nueva frontera no fue una tarea fácil. Al final, el hombre elegido fue Hal Puthoff, un respetado ingeniero que trabajaba en el Instituto de Investigación de Stanford y que tenía las características que se creían necesarias para apoyar el proyecto, habiendo trabajado tanto para la Inteligencia de la Marina como para la Agencia de Seguridad Nacional en el pasado. En realidad, la elección de Puthoff no fue un accidente. El proyecto, cuando fue lanzado oficialmente por el INSCOM, en realidad sólo había sido asumido por un proyecto experimental de la CIA unos años antes, dirigido por Puthoff. Inicialmente había realizado una serie de experimentos de Visualización Remota por encargo de la CIA junto con un famoso y muy dotado experto de principios de los 70, Ingo Swann.

Fue Swann el primero en llamar a su capacidad de ver a distancia ‘Remote Viewing’ y en realizar personalmente serias pruebas experimentales con la ASPR (American Society for Physical Reserch) en Nueva York. Puthoff y Swann trabajaron juntos en 1972 y los resultados de las pruebas fueron sorprendentes. Puthoff, provisto de un atlas detallado, sólo le proporcionó a Swann las coordenadas de cualquier lugar. Swann fue capaz de visualizar y describirlo en detalle, hasta el más mínimo detalle, con una precisión cercana al 100%. Los increíbles resultados del experimento llevaron a la CIA a lanzar el primer embrión del proyecto, inicialmente llamado SCANATE (SCANning by coordATE). El Scanate continuó hasta 1976, cuando fue tomado (oficialmente ‘iniciado’) por INSCOM, y llamado el ‘proyecto Grillframe’. Trabajando en las afueras de Fort Meade (Maryland) Puthoff comenzó a reclutar un equipo de «espectadores remotos» que consistía en personal militar entrenado para utilizar las técnicas de visión remota desarrolladas en Stanford. Estos formaron su propio departamento, el destacamento ‘G’ (de la inicial del nombre dado al proyecto, el proyecto ‘Grillframe’). Utilizó un modelo de «objetivo-respuesta», similar a los experimentos realizados con Swann. El espectador, también llamado «receptor», se sentó en una habitación de un edificio en Fort Meade. Fue asistido por un monitor.

Se seleccionó un objetivo, por ejemplo un laboratorio de armas químicas en Libia. Al receptor se le dieron 15 minutos para ver el objetivo. Luego, con la ayuda del monitor, tuvo que hacer un boceto de él. Posteriormente, las descripciones y los dibujos se sometieron a un análisis más detallado.
Uno de los estudios más completos sobre los visores remotos se llevó a cabo en SRI International en la Universidad de Stanford en Palo Alto, California. Jessica Utts, profesora de la Universidad de California, fue seleccionada para analizar los datos recogidos por el proyecto Stargate (nuevo nombre dado mientras tanto al proyecto Grillframe). Utts luego hizo declaraciones sobre su papel en la investigación del SRI. Los Utts declararon cómo el proyecto volvió más tarde a la CIA y cómo, debido a esto, muchos archivos permanecieron secretos. En otra entrevista, además, Utts contó que fue seleccionada durante sus estudios personales de parapsicología y que siempre abordó el proyecto desde un punto de vista estrictamente científico, sin entrar en visiones ‘mágicas’ o religiosas o de otro tipo.

Según Utts, desde el punto de vista científico, la cantidad de datos confiables y positivos dio tal índice de éxito de las sesiones de Remote Viewing, incluso más alto que cualquier expectativa, que no hubo explicación.
En cuanto al abandono oficial del proyecto, a mediados de los años 90, Utts explicó que, en su opinión, una vez finalizada la Guerra Fría, ya no era necesario y que, además, todo se estaba volviendo cada vez más científico y evidentemente no se apreciaba el mantenimiento de un proyecto cuyos resultados no podían tener ninguna explicación científica. Según Utts, muchos de ellos siguieron trabajando para el SRI en otras áreas, o volvieron a sus ocupaciones anteriores para las agencias de las que habían sido reclutados (DIA, Ejército, CIA, etc.).

Algunos dejaron el campamento, haciendo otros trabajos. Alguien más tarde decidió usar lo que yo estaba preparando con el proyecto para enseñar a otros cómo hacer la Visión Remota, tanto es así que hoy en día hay varias escuelas oficiales en América. Alguien también tuvo la encomiable idea de usar esta habilidad desarrollada con el proyecto para ayudar a otros, dedicándose a la búsqueda de personas desaparecidas y más.

El Programa Stargate fue oficialmente abandonado en 1995. El problema surgió de la filtración que podría haber puesto al gobierno en una posición ‘embarazosa’. Así, la CIA emitió un documento llamado «el informe AIR», en el que se indicaba cómo se habían llevado a cabo de hecho estudios sobre el fenómeno, pero que se abandonaron porque los resultados estaban lejos de ser válidos o satisfactorios. Había sido una perspectiva tentadora tener espías que podían ir a cualquier parte sin moverse del cuartel general y, por lo tanto, sin ninguna posibilidad de riesgo o de dejar huellas o rastros de su paso, por lo que se había hecho un intento. Sin embargo, los años de estudio han demostrado la inutilidad del proyecto. Esa es la versión oficial. Utts también tuvo que declarar oficialmente que, según las estadísticas, los datos recogidos estaban lejos de las expectativas, dando la precisión de los resultados de los espectadores y el éxito de una sesión de Remote Viewing no más del 15% de las veces.

En realidad, sin embargo, muchos testimonios han demostrado que la verdad era muy diferente de la versión oficial negativa que pretendía desviar el interés del proyecto abandonado. Incluso el hecho de que se haya archivado completamente se cuestiona por los recientes acontecimientos y declaraciones del personal involucrado en las operaciones del Stargate.
El proyecto se cerró de manera no oficial en 1995 con la excusa de que no dio los resultados esperados, una excusa muy sosa también porque los documentos puestos en línea por la propia CIA y por lo tanto disponibles para su consulta por todos, en cambio, parece que la visualización remota realmente funcionó, así que ¿por qué detener el experimento?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *