fbpx

Reencarnación? no solo en este planeta

¿Dónde termina uno después de la vida terrenal? ¿Te has reencarnado?
¿Quién de nosotros nunca se ha preguntado qué hay después de la muerte? Una pregunta que nunca ha sido respondida, ¿qué sabremos una vez que estemos muertos? Quién sabe, tal vez nunca lo sepas. La esperanza para los cristianos es el paraíso, los ateos creen que no existe nada, ciertamente esperan encontrar parientes, amigos, esposas e hijos. A partir de mi experiencia en la documentación de muchos textos a lo largo de muchos años, usted no estará satisfecho con la respuesta. No se encuentran el uno al otro. Siempre he esperado y deseado eso también, por supuesto que no hay pruebas.


Los textos antiguos, a veces incluso interpretados incluyendo la Biblia, nos hablan de la reencarnación. Este concepto fue declarado herejía, anatema, por razones políticas, porque los primeros cristianos creían precisamente y únicamente en la reencarnación, uno de los padres de la iglesia de Orígenes habló extensamente sobre ello.
El concepto de reencarnación o metemsomatosis, si lo prefieres, fue en realidad proscrito por un emperador romano, un dictador absoluto, Constantino. El Imperio Romano se estaba desintegrando lentamente y muchas facciones cristianas estaban luchando entre sí, estamos exactamente en el año 325 d.C. y con la esperanza de amortiguar tales desacuerdos Constantino convocó el Concilio de Nicea. Si hubieran adoptado un solo credo y resuelto sus diferencias, todo habría ido a favor de los cristianos.

Las decisiones tomadas sentaron las bases para el nacimiento de la iglesia romana. El proceso condujo a un rechazo total del concepto de reencarnación, pero muchos cristianos persiguieron secretamente su credo, hasta que fue erradicado por completo en un Concilio posterior, en el año 553 d.C., el de Constantinopla, donde se decretó un crimen digno de excomunión y condenación (anatema).
Demos un paso atrás, 10 años antes, en el año 543 d.C., el emperador era Justiniano, fue él quien convocó el sínodo con el claro objetivo de poner fin a las enseñanzas de Orígenes.
Presidido por Eutiquio (completamente sucumbió a Justiniano) que aspiraba al patriarcado de Constantinopla y que nunca se opondría al emperador, el único baluarte que quedaba era el Papa Virgilio que era el único que se oponía para que las antiguas enseñanzas no fueran proscritas.
El temeroso padre del emperador huyó y se refugió en el interior de una iglesia de la capital. Fue un juego fácil para Justiniano controlar el Concilio, que así elaboró 15 anatemas contra las tres escuelas de pensamiento juzgadas como heréticas y cuyas creencias iban en contra de su política e intereses.
Fueron elaborados como «Los tres capítulos» 2 de los capítulos escritos directamente por Justiniano son los siguientes:


1 Contra todo aquel que declare o piense que el alma humana ya existía, es decir, que eran espíritus primitivos y poderes sagrados, pero que, saciados de la visión de Dios, se volvieron al mal, y de esta manera el amor divino murió en ellos y por lo tanto se convirtieron en almas y fueron condenados al castigo dentro de los cuerpos, anatema sia.

2 Contra todo aquel que declare o piense que el alma del Señor existía y estaba unida a Dios Verbo antes de la Encarnación y de la Concepción de la Virgen, anatema sea.


Pero, ¿qué apoyaron los Padres de la Iglesia como San Clemente de Alejandría, el mártir Justino y el propio Orígenes?
«No he escrito todo lo que pienso porque hay un cristianismo esotérico que no es para todas las personas.» San Clemente de Alejandría (150-220). «El Alma vive más de una vez en cuerpos humanos, pero no puede recordar sus experiencias anteriores». Diálogo con Trifo, Justin Mártir (100-165). Considerado el Padre de la Ciencia de la Iglesia, Orígenes (185-254) argumentó: «La preexistencia del alma es inmaterial, por lo tanto no tiene principio ni fin. Las predicciones de los Evangelios no pueden haber sido escritas para ser interpretadas literalmente.


Hay un proceso constante hacia la perfección. Todos los espíritus han sido creados sin culpa alguna y todos deben volver a su perfección original. La educación de las almas continúa en los mundos siguientes. El alma frecuentemente encarna y experimenta la muerte. Los cuerpos son como vasos para el Alma, que poco a poco, vida tras vida deben ir llenándolos. Primero el vidrio de barro, luego el vidrio de madera, luego el vidrio de vidrio y por último el de plata y oro».
Quién sabe qué giro habría dado la fe católica si la reencarnación no hubiera sido proscrita por este falso Concilio en el que quedó huérfana tanto la aprobación del Papa como su presencia.
Seguramente le habría faltado ese control sobre las almas con el que la iglesia ha construido un imperio que ha durado 2000 años, con el que ha amenazado con enviar a millones de cristianos al infierno. Una potencia que ha acumulado una fortuna inestimable con los obuli, las indulgencias y la historia del Purgatorio, en definitiva ha disciplinado bien a su rebaño, que de otro modo habría sido consciente de que la evolución espiritual de su alma habría dependido, en cambio, de numerosos caminos de reencarnación no dependientes por tanto de las ofrendas, los sacerdotes, las confesiones y el miedo a quemarse en las llamas, sino de las acciones realizadas en cada ciclo y reencarnación.


La metensomatosis, sin embargo, no necesariamente se manifiesta en el mismo planeta, se puede reencarnar en otros mundos, el proceso es muy complicado porque implica volver a vivir experiencias enriquecidas por lo anterior en diferentes lugares en un camino evolutivo que también involucra a plantas y animales. Cada célula cargada de pruebas previas, sufrimientos, alegrías, lleva un bagaje anímico que condiciona la evolución espiritual de vez en cuando.


Jesús mismo habló de la reencarnación a sus discípulos que a menudo no le entendían.


Eso es lo que decía:
«Elías ya ha venido y no lo reconocieron, sino que lo trataron como quisieron. Así también el Hijo del Hombre tendrá que sufrir en sus manos». Entonces los discípulos entendieron que hablaba de Juan el Bautista.Mateo 17:10-13, Marcos 9:11-13, Lucas 9:33 (implicando que Juan el Bautista era la reencarnación del profeta Elías).
Jesús habla a sus discípulos de Juan el Bautista: Y si queréis aceptarlo, él es ese Elías que tiene que venir. Mateo 11:14-15 declarando explícitamente que Juan el Bautista es la reencarnación del profeta Elías.
Al pasar, Jesús vio a un hombre que era ciego de nacimiento. Y sus discípulos le preguntaron: «Rabí, ¿quién pecó, él o sus padres, por qué nació ciego?» Jesús respondió: «Ni él ni sus padres pecaron, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él» – Juan 9:1-3
(Significa que el hombre ha vivido antes de nacer ciego en la presente existencia).

Entonces Jesús le dijo: «Vuelve a meter la espada en su vaina, porque todos los que pongan sus manos en la espada perecerán a espada» (Mateo 26:52).
La creencia en la reencarnación no se detuvo con el Concilio de Constantinopla, a principios del siglo XIII, los cátaros, una secta devota e iluminada de cristianos que creían en la evolución espiritual del alma, empezaron a extenderse por Italia y el sur de Francia. El Papa lanzó una cruzada para detener tal herejía, medio millón de personas fueron masacradas. Los cátaros fueron completamente borrados del mapa. Esta purga marcó el paso para la próxima y brutal Inquisición que pronto comenzaría. No sólo era creer en la reencarnación una causa de persecución, sino también cualquier idea metafísica que quedara fuera del dogma de la Iglesia.


Muchos estudios modernos de científicos y médicos de hoy en día han cambiado su enfoque en el estudio de la metesempsicosis, los psiquiatras experimentan ahora la regresión hipnótica como prueba de apoyo a la reencarnación, también ha habido numerosos y sorprendentes casos de reminiscencias de vidas anteriores y casos de niños prodigios, dotados de facultades excepcionales que no se encuentran en sus padres, por lo que los biólogos son incapaces de explicar con el atavismo o la teoría de la mutación, la increíble y temprana inteligencia que manifiestan.
El «mecanismo» de renacimiento aparece justo y no desequilibrado como el implementado por el credo cristiano, de esta manera da la posibilidad a aquellos que se apartan de «condiciones desafortunadas y de pobreza que podrían condicionar toda la vida para evolucionar y en otra vida y poder mejorarlas, un libre albedrío que permite atesorar los errores cometidos en el pasado y cultivar una esencia espiritual cada vez más rica.


¿Pero cuál es la clave? La clave es el amor, pero el camino también está indisolublemente ligado al karma, una estrecha simbiosis que a su vez se relaciona con un concepto de amor universal y colectivo que a lo largo de los milenios ha sido sacrificado por el materialismo y el dogmatismo de la iglesia.
La evolución abarca a todos los seres de la creación desde la Tierra hasta la no-Tierra, una etapa obligatoria que involucra a toda la existencia de los universos.

Cesare Valocchia

Cesare Valocchia nació en Roma en 1970. Técnico experto en telecomunicaciones con cursos especializados en fibras ópticas y transmisión de datos a sus espaldas, cultiva dos pasiones: el voluntariado y la ufología. Instructor de maniobras de reanimación cardiopulmonar para adultos y niños, recopiló sus experiencias como voluntario sobre los medios del servicio nacional de emergencias sanitarias 118 en Roma en un libro electrónico titulado «No me des las gracias«. Su lema es: Ayudar a los que sufren es el mejor pago. Desde principios de los 90 se ocupa de avistamientos y desde 2011 se ocupa personalmente del sitio de ufología www.myuforesearch.it del que es responsable. Su investigación sobre el vínculo entre las apariciones marianas y el fenómeno OVNI está disponible en su sitio web. Es miembro del Cun (Centro Nacional OVNI), en cuya revista oficial se publicó su estudio sobre objetos voladores no identificados en Medjugorje en mayo de 2017.

2 comentarios en “Reencarnación? no solo en este planeta

  • el 15 octubre 2020 a las 02:55
    Permalink

    Creo que el actual auge de las teorías reencarnacionistas se debe a ideas implantadas por la New Age y otros movimientos esotéricos, muchos de origen oriental. La única respuesta que les cabe es la propia RESURRECCIÓN DE CRISTO. Qué otra doctrina podría superala?

    Respuesta
    • el 15 octubre 2020 a las 05:14
      Permalink

      No se olvide que los cristianos en principio han creido a la resurreccion por decenas y decenas de años y entre líneas Jesús mismo habló de la resurrección con Juan el Bautista

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *